5 julio 2014 Lecturas Infantiles

poema: la aventura de romeo

Leer poesía con los niños puede ser una buena diversión para esos ratos en los que no saben muy bien qué hacer, y en verano, con las largas vacaciones escolares, son muchos esos ratos en los que el aburrimiento cae como una presa feroz sobre su ánimo. Es cierto que es aconsejable que los niños, también, se aburran, pero sin que lleguen al hastío total. Pequeñas actividades como alguna manualidad, una bonita lectura o aprenderse una canción pueden ser estupendas para seguir demostrando sus capacidades creativas.

Y hoy os traemos un divertido y simpático poema escrito por Mª Carmen Heras y que seguro que va a encantar a los más pequeños. Palabras sencillas y una divertida historia, son los ingredientes perfectos para que se enganchen al mundo de la lírica.

LA AVENTURA DE ROMEO

Si a ti te gusta que té cuente un cuento,
escucha lo que sigue muy atento.

En la desembocadura de aquel río
vivía el pato Romeo desde crío,
y era tan corto, tan corto de vista,
que un día decidió ir al oculista.

El oculista lo pensó un buen rato
y por fin le calzó gafas al pato.

-¡Vaya! -dijo Romeo-, soy feliz:
hasta veo un lunar en su nariz.

Si quieres saber más de nuestra historia,
afina bien oídos y memoria.

Romeo, que era algo estrafalario,
se dispuso a volar en solitario
y a subir por el río hasta su nacimiento
con gafas y macuto, ¡y no te miento!

-Hijo -dijo su madre-, tal paseo
puede costarte caro, porque veo
que llevas el macuto muy pesado
y volar no es igual que andar a nado.

Si te interesa que te cuente más,
atiende a lo que sigue y ya verás.

-Cuá, madre, este macuto no me pesa;
quítate esas ideas de la cabeza.
-Adiós, hijito, ¡cuídate la tripa!
-Descuida, madre, ¡lo pasaré pipa!

Romeo voló mucho, mucho rato,
hasta que, ¡zas!, cayó el pato.

Pato, macuto y gafas han caído
en un paraje solo y escondido.
Diente Flojo, castor espabilado,
vio a Romeo casi desmayado.

Entonces se acercó y así le dijo:
-¡Venga!, te llevo a casa; vamos, hijo.

Mucho rato nadaron los dos
por el cauce del río: plif, plof.

Pero en la desembocadura,
Diente Flojo perdió la dentadura.
Y para que esta historia no termine mal,
te proponemos que inventes tú el final.

Vía | Recursos Didácticos
Foto | Imágenes y dibujos para imprimir

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Poesía infantil: A la flor del romero 25 julio 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *