1 julio 2012 Lecturas Infantiles

poema: el rey de los helados

Uno de los atractivos del verano para los niños, más allá de las vacaciones escolares, disfrutar al aire libre o los momentos de ocio y diversión, son los helados. Es imposible desligar el verano con el consumo de estos ricos manjares. Después de una buena comida, un helado nos ayuda a refrescarnos y a imaginarnos mundos dulces y fresquitos que nos inviten a soportar las elevadas temperaturas.

Por eso hemos querido traeros hoy un divertido poema de nuestra queridísima Gloria Fuertes, que supo hablar como nadie a los niños de todas las edades. No podemos olvidar su incursión en los programas infantiles de televisión donde nos enseñó que la poesía, más allá del aburrimiento de los libros y las letras clásicas, era un lenguaje universal apto para todos los públicos. Así que para refrescaros en verano, aquí os dejo con “El rey de los helados”.

EL REY DE LOS HELADOS

El rey se sentaba en su trono de cartón.
La bandera del rey era tricolor,
roja, amarilla y verde.
¡Fresa, limón y menta!
-gritaba el rey de los helados-,
tocaba una campanilla,
de vainilla y cantaba su pregón.
-¡Fresa, fresa,
para el postre de la mesa!
¡Fresco limón,
para el niño llorón!
¡Y el rico helado de menta
si atormenta la tormenta!
El rey de los helados
vivía en el país de los niños.
A la puerta de la escuela,
tenía su clientela.
El mismo rey despachaba los helados,
no los vendía,
que los daba regalados.
En las grandes colas, los niños
saltaban y cantaban al rey,
nunca se estaban quietos,
también había viejecitos
con las manos llenas de nietos.
Y cuentan que todos eran felices
con el rey del helado,
y el rey nunca fue destronado.

Poema | Gloria Fuertes

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *