14 abril 2011 Libros para padres, Opinión, Psicología

Polémica por el cacheo a una niña en un aeropuerto estadounidense
En Estados Unidos se ha desatado una polémica que, como no podía ser de otro modo, ha llegado hasta aquí. Un vídeo colgado en Youtube y que puedes ver más abajo, muestra el cacheo en el aeropuerto de Nueva Orleans a una niña de 6 años. La madre pide a la policía que la niña pase de nuevo por el escáner en lugar de cachearla, a lo que la agente responde que no es posible y que tiene que hacer lo que debe.

Según los padres, aunque no han mostrado el vídeo, la niña llora después y pregunta que ha hecho mal para que le hayan cacheado. Además dicen que es difícil explicarle a la pequeña porque la policía puede tocar zonas de su cuerpo que le han enseñado que nadie debe tocar. Reclaman una consideración especial para los niños en estas situaciones. La Administración de Seguridad del Transporte (TSA) de Estados Unidos ha declarado que según el vídeo, se “siguió adecuadamente los procedimientos de registro actuales”. Añaden que se están “explorando formas para ir más allá de un sistema basado en una sola talla, con métodos de control menos invasivos para las poblaciones de bajo riesgo”.

Algunos medios lo han calificado como escandaloso y yo creo que exageran. Es cierto que no es la mejor forma de tratar a un niño, pero no lo es menos que no por ser niños hay que descuidar la seguridad. Hace ya bastantes años, una etarra utilizó un cochecito de bebé en un atentado. No puedo asegurarlo al cien por ciento pero en aquel momento se comentó que la bomba, que explotó en un importante edificio madrileño, iba dentro del carrito. Por desgracia para todos, y sobre todo para los niños, los asesinos y terroristas no tienen escrúpulos.

Sinceramente lo que veo en el vídeo no me escandaliza. La actitud de la madre sí puede asustar a la niña, en lugar de tranquilizar a su hija o explicárselo pone cara de horror. La policía habla con la pequeña y le va contando todo el tiempo lo que hace. Le avisa que va a tocarle el culete con el dorso de la mano y coloca a la madre donde la niña pueda verla en todo momento y donde ella pueda ver lo que le hace a la pequeña.

No he vivido la experiencia, pero el muñeco de mi niña ha pasado por un escáner varias veces. La primera no había forma de quitárselo de las manos. Entre nosotros y el policía le contamos que iban a mirarle la tripita y la niña accedió. No hicimos un drama de que un inocente muñeco tuviera que ser escaneado. Se que tampoco si una agente le hubiera cacheado, aunque no me gustaría. Será porque el episodio de la terrorista me lo contó alguien que la vió empujando el cochecito minutos antes de que todo volara por los aires.

No estoy defendiendo el cacheo a los niños, creo que hay que mejorarlo mucho, tampoco los métodos de seguridad en los aeropuertos que me parece que nos criminalizan a todos y muchas veces son humillantes. Pero, no veo ningún tocamiento inadecuado ni me parece que la niña se vaya a traumatizar por el chequeo a no ser que sus padres se empeñen. No quiero ni pensar lo que será la primera revisión ginecológica de esta pequeña. Lo que tampoco entiendo es que si ha sido algo tan tremendo para la niña, lo publiquen en internet y en los medios de comunicación donde la menor puede ver una y otra vez su imagen y el terrible suceso.

Seguramente mi opinión es minoritaria, especialmente a la vista del jaleo que se ha montado. Os dejamos el vídeo para que podáis haceros vuestra propia idea. Estaremos encantados de que nos la contéis en un comentario:

Vía | BBC Mundo
Foto | Progressive Nation

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. British reclama medidas de seguridad más ligeras 24 abril 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *