21 marzo 2015 Actualidad, Juguetes y juegos

Barbie Espia

La muñeca Barbie, nació allá por 1959, aunque como cualquier juguete, permanece inalterable al paso del tiempo. Cuando yo era niña, ya existía, pero como a mí las muñecas ‘ni fu ni fa”, ya que era más de guerrear con los chicos y jugar al escondite, no se me ocurrió pedirla a mis padres. A mi hija sí le gustan las muñecas, las tiene por decenas, entre nuevas y de segunda o tercera mano, y tampoco ha pedido jamás un ejemplar de esta rubia con ojos expresivos. Eso sí, tiene dos: antojo de un abuelo y una vecina (cosas de los cumpleaños).

Bueno, a lo que voy… Barbie parece estar permanentemente en el punto de mira de consumidores y / o detractores: que si incita a la anorexia, que “¡mira tú que ocurrencia embarazar a una muñeca destinada al público infantil!”… Esta semana de nuevo estamos siendo testigos de una nueva polémica, causada por el modelo “Hello Barbie”.

Resulta que esta novedosa muñeca (tanto que aún no está en el mercado), estará dotada con un micrófono oculto, que según cuentan, ‘podría ser utilizado para grabar conversaciones de los niños y las niñas’, con solo apretar el botón del cinturón que lleva puesto. ¿Y qué pasa por grabar lo que dicen los peques?, os preguntaréis, pues es que el verdadero dilema ético que plantean las acusaciones, es que Barbie también tendrá conexión WI FI, de manera que los datos procesados podrían llegar al servidor de Mattel con cierta facilidad.

Aviso de que hoy no es el Día de los Inocentes ni aquí, ni el mundo aglosajón, así que nos vamos a creer una noticia aparecida en medios de todo el mundo

La empresa responsable de la muñeca (Mattel) rechaza la intención de espiar datos procedentes de conversaciones que tienen lugar en casa, el parque, o vaya usted a saber dónde. Ellos dicen que la pretensión es que el software incorporado, pueda ir perfeccionándose, a la vez que desarrolla diferentes acentos, pronunciación, o expresiones. Así realmente será una Barbie ‘parlante’ capaz de interactuar con precisión con sus pequeños propietarios.

Existe una iniciativa llamada Campaign for a Commercial – Free Childhood (lo que viene a ser una campaña en defensa de una infancia sin intereses comerciales), que tiene una información sobre este tema en su página; sus representantes aseguran que Hello Barbie debería llamarse Spy Barbie.

La verdad es que tampoco inventan nada los de Mattel, porque si los datos almacenados, sirven para conocer los gustos del público objetivo, parece claro que dichas informaciones podrían ser utilizadas para ofrecer productos o publicidad a medida (incluso modificar gustos). Pero ¿sólo para eso? Esto me recuerda mucho a una polémica reciente, protagonizada por Samsung, empresa que tuvo que salir al paso de las acusaciones sobre la utilidad de sus smart tv, para conocer ‘historias’ privadas de las familias.

Toy Talk, son los encargados del desarrollo del software, quieren tranquilizarnos, y para ello nos cuentan que esta experiencia es altamente controlada. La cuestión es ¿nos lo creemos?, o ¿tenemos que empezar a mirar con lupa los juguetes tecnológicos?

Vía | The Independent
Foto | Flickr – Mike Licht

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *