2 mayo 2014 Salud

Extracción de sangre

En algún momento de la niñez los pequeños deben afrontar el hecho de extraerse sangre. Esto es necesario para realizarse estudios y comprobar que la sangre y su salud están en óptimas condiciones. El procedimiento puede generar miedo en los pequeños, si bien no es nada doloroso, con solo ver la aguja sienten temor.

Los padres debemos preparar a los niños brindándole una explicación y señalando de qué se trata y el motivo por el cuál se hará la prueba.

Lo ideal es avisarle a los niños por adelantado que le van a realizar una extracción de sangre. Así seguramente no tendrán tanto miedo. Tampoco debemos caer en el extremo de decírselo con semanas de antelación ya que estarán todo el día pensando en ello, bastará un día o dos días antes.

La ayuda que les brindemos para afrontar ese momento dependerá de su edad, no es lo mismo el temor que puede sentir un niño de tres años que lo que sucede con un niño de 8 años. Ellos no deberán vernos asustados a nosotros para no preocuparse, si mantenemos la calma los pequeños estarán más seguros y tranquilos.

Cuando ya tiene tres años de edad los niños pueden llevar al centro médico un juguete que quieran mucho, y sostenerlo mientras se realiza el procedimiento. Eso permitirá que se distraigan. Cuando ya tienen unos años más pueden llevar algún juguete con sonido como un videojuego.

En muchos sitios donde extraen sangre a niños ofrecen burbujeros, ya que soplar burbujas ayudan en la distracción, además al realizar una respiración profunda se pueden relajar más fácilmente.

Siempre recuerda que los niños se cuenten mejor cuando tienen todo bajo control, por eso deben conocer el procedimiento y saber que es una práctica normal por la que todos pasamos alguna vez en la vida.

Vía | About Kids Health
Foto | Flickr – Andres Nieto

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *