10 marzo 2017 Psicología

Un punto en el que los padres deben actuar

Recientemente hemos hablado de los niños que tienen como costumbre morder, nos referimos a las causas pensando que puede ser lo que provoque que tome esa conducta.

El día de hoy seguiremos hablando de este tema pensando en cómo deberemos reaccionar ante la primer mordida o ante el primer acto de agresión que veamos en los niños. Al tomar una medida rápida clara, pero siempre con cariño, podrá ayudar a evitar que la mala conducta continúe.

Recordemos siempre la importancia de tratarlos con cariño, sin gritos ni violencia. Sabemos que los pequeños pueden aprender mejor con sus cuerpos, por eso un punto clave ante estas conductas será apartarlo de situación. La primera vez podría ser la última si se actúa de forma correcta.

Si en un comienzo pruebas con las palabras y esperas a ver que pasa seguramente lo volverá a hacer. Por eso reiteramos la importancia de actuar, siempre desde el amor, evitando los inútiles sermones ni el juzgamiento. Dejarlo que le peque a otro niño, o que lo muerda, para que aprendan lo que se siente es algo confuso y le generará daño, lo mismo si dejamos que otro pequeño los muerda o pegue a nuestro pequeño y dejemops que acepten la agresión.

Tampoco será necesario darle un discurso que dure horas porque perderá interés y no entenderá a qué queremos llegar, si le hablamos mucho con palabras de ‘adultos’ podrán sentirse incómodos, malos, no queridos, en algunos casos hasta llegará a morder o pegar más.

Un punto clave es observar las causas que provocan que el niño pegue, quizás esté tratando de llamar la atención o necesitarán más cariño, comunicación o cuidados. Esto no quiere decir que los padres no se lo estén dando sino que, por algunas razón, ellos no llegan a percibirlo. Quizás compartir algunos momentos más con ellos bastará, o si tienen celos de la llegada de algún hermanito sería bueno dedicar momentos a solas.

En otros casos para los niños pegar o morder es simplemente un juego, pensemos que los niños suelen copiar conductas y si llegan a ver en televisión, o con sus amigos, escenas que podrán ser algo violentas normalmente intentarán copiarlas.

No tendremos que caer en el enfado ni en el regaño fácil, ellos seguramente no estarán actuando con mala intención, sino que lo están haciendo como consideran, por alguna razón, que es correcto. Los niños cuando son pequeños necesitan de la guía de los padres, tener buen diálogo (en base a su edad) con ellos, así podrán recibir todo su amor y retribuirlo a sus padres y a su entorno. Generalmente los niños no pegan, no muerden si rompen cosas si tienen contención, si se responde a sus acciones de manera rápida pero tranquila.

Trata de evitar que el niño pegue antes de que suceda, intenta estar pendiente para prevenir las situaciones que generan en el ganas de morder, pegar o romper. Después de un tiempo de no pelear seguramente se olvidará de hacerlo.

Vía | Crianza natural
Foto | Pixabay – Cre8tivehome0

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *