16 abril 2014 Alimentación, Entretenimiento

Bollo Pascua Avilés

Ya estamos en Semana Santa y Pascua y, como toda fiesta importante en nuestro país, viene rodeada de un montón de tradiciones y rituales que cumplir. Y uno de ellos, de los más importantes, son las comidas y dulces típicos de la época, esos que van pasándose de generación en generación y que, aunque se les vayan incorporando algunas modernidades, siguen conservando aquel aroma y paladar de siglos.

Algunos de ellos son, por ejemplo, las torrijas, las monas de Pascua o los pestiños, pero también resultan especialmente venerados los Bollos de Pascua de la ciudad asturiana de Avilés, que como en otros casos, también sirven como regalo de los padrinos a sus ahijados, en esta ocasión en forma de trébol de cuatro hojas. Una excusa perfecta para saborear uno de los dulces más ricos y antiguos de estas tierras.

Los ingredientes que vamos a necesitar son: 9 huevos que pesaremos con cáscara y todo y cuyo peso nos servirá para el resto de ingredientes. En este caso pesaban 500 gramos por lo tanto vamos a necesitar 500 gramos de azúcar, 500 gramos de harina, 500 gramos de mantequilla y la ralladura de un limón. Para el escarchado: agua, azúcar glass y unas gotas de zumo de limón.

Modo de hacerlo:

  • Calentamos la mantequilla hasta que se derrita y le quitamos la espuma. La dejamos enfriar y le añadimos el azúcar y la ralladura del limón. Mezclamos muy bien.
  • A continuación incorporamos la harina y vamos amasando con las manos muy bien a fin de que no queden grumos.
  • Untamos los moldes de horno con un poco de mantequilla y vertemos la mezcla. Introducir en el horno, previamente calentado, a 180 grados. Se calcula que como mínimo debe estar unos 50 minutos, pero iremos pinchando con un palillo para comprobar que sale limpio, entonces sabremos que están listos.
  • Una vez los tengamos fuera del horno hacemos el escarchado. Para ello ponemos en un recipiente dos cucharadas de agua tibia, azúcar glass y unas gotas de limón, movemos bien hasta formar una crema y la untamos por encima de los bollos, una vez fríos y desmoldados. Luego puedes decorarlo con alguna figurita relativa a la Pascua, un huevo de chocolate o cualquier otro dulce que se te ocurra.

Vía | Hogar útil

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *