24 septiembre 2016 Educación, Psicología

detectar el acoso escolar

Ya ha empezado el colegio para nuestros niños y, después del largo periodo de vacaciones, les toca retomar las tareas y obligaciones que la escuela les ofrece. Muchos de ellos vuelven con ganas y energías renovadas, pero otros lo hacen tristones y con los ánimos más decaídos de lo normal. No suele ser preocupante ya que, a las pocas semanas, ya estarán de nuevo llenos de euforia y alegría.

Sin embargo, también puede pasar que tu hijo se tenga que enfrentar a situaciones que no son, para nada, agradables. Desgraciadamente el acoso escolar se ha convertido en una de esas lacras infantiles que, para muchos niños, resulta insufribles. Ser ninguneados, ridiculizados e, incluso, agredidos por sus propios compañeros no es la mejor opción para volver a la escuela. Generalmente estos niños no suelen confesar que están sufriendo este maltrato, por lo que seremos los padres los que tenemos que detectarlo a tiempo, con el fin de evitar males mayores. Pero ¿cuáles son esas señales que nos van a alertar de ello? Veamos algunas.

Síntomas con los que empezar a preocuparnos

No todos los niños presentan los mismos síntomas, de hecho algunos pueden presentarlos todos y otros, dejarlos entrever de tal modo que apenas son perceptibles. Es importante que los padres estemos alerta y observemos con atención.

Según los expertos estas señales son de tres tipos:

  • Cambios de comportamiento. No quiere ir al cole, se muestra nervioso y desganado, baja su rendimiento escolar o los fines de semana está tan contento en casa, pero el domingo por la noche ya empieza a decaer su ánimo. No quiere salir a jugar con los amigos, nos contesta mal o deja de hablar de forma natural y espontánea.
  • Señales físicas. Son las que suelen acompañar al acoso psicológico y se da mediante los chantajes. Generalmente los acosadores le quitan el material escolar, alguna prenda de ropa o, incluso, dinero. Así que si no sabe explicarte dónde está el diccionario, su estuche favorito o la cazadora recién estrenada, es posible que esté sufriendo acoso.
  • Signos psicosomáticos. Dolores de cabeza, mareos, malestares en el estómago, angustia, temblores o síntoma de asfixia, son algunos de esos signos que se manifiestan a través de su cuerpo ante el miedo de volver a la escuela y enfrentarse a sus acosadores. Es una respuesta, meramente psicológica, que se manifiesta físicamente.

Detectar a tiempo el acoso escolar

El apoyo de los padres es fundamental

Aunque el acoso escolar se produce en cualquier rango de edad, los psicólogos han comprobado que suele ser alrededor de los 10 años cuando se produce el mayor número de víctimas (entre 5º y 6º de primaria). Aunque cuando inician la educación secundaria, se suelen presentar menos casos, lo cierto es que estos niños que han tenido que sufrir este trauma presentan lo que se llama el “estrés postraumático”.

Según las estadísticas, este estrés postraumático, lo sufren más de la mitad de los niños que han pasado por el acoso escolar, y consiste en cambios de comportamiento, ansiedad, depresión, agresividad o pérdida de atención y memoria.

Por eso es fundamental que en el hogar seamos capaces de detectar esos cambios, a menudo silenciosos, que se producen en el entorno escolar de nuestro hijo. Creer en él, apoyarle, escuchar su angustia e intentar buscar soluciones juntos, es necesario para evitar males mayores.

Fotos | Photoguardian y Maternidad fácil

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *