28 enero 2015 Educación

tareas en casa para niños

Los padres de la actualidad todavía siguen manteniendo ciertos roles, con respecto a los hijos, que no resultan nada beneficiosos. ¡Cuántas veces habremos oído a muchas madres decir aquello de “más vale hacerlo que mandarlo”! Enseñar a nuestros hijos a que se responsabilicen de algunas tareas del hogar no es, ni mucho menos, lanzarlos a la ingratitud de unos trabajos forzados, si no enseñarles a colaborar, a responsabilizarse y a ser más autónomos.

Evidentemente esta responsabilidad y estas tareas que podemos pedirles, van en consonancia con su edad. Pero ¿sabemos que tareas podemos exigirles a razón de sus años? Según los expertos éstas son las más adecuadas.

  • Entre los 2 y 3 años deben estar siempre vigilados por un adulto. Recogemos los juguetes, las servilletas de la mesa y regamos las flores.
  • Entre los 3 y 4 años empiezan a imitar a los adultos y ya tienen una idea de lo que está bien y mal. Pueden poner los cubiertos en la mesa, se desnuda solo y se viste con ayuda, aprende a esperar su turno y compartir con los demás.
  • Entre los 4 y 5 años sigue necesitando ayuda pero su propio instinto le anima a lanzarse a hacer cosas solo, como vestirse. En los espectáculos suele estar más controlado. Puede poner la mesa solo y mantiene los objetos que usa ordenados. Va al aseo sin compañía. Empiezan a fraguarse sus primeras amistades.
  • Entre los 5 y 6 años ya ha aprendido muchas conductas. En casa puede encargarse de limpiar el polvo, recoger la mesa y dejarse preparada la ropa para vestirse. Le encanta agradar y hacer algún recado, eso sí, en el que no tenga que cruzar la calle.
  • Entre los 6 y 7 años ya empieza a controlar los desplazamientos cortos: casa del amigo-vecino, colegio… siempre que estén muy cerca y no implique peligro. Sigue las instrucciones al pie de la letra ya que todavía se guía por las órdenes del adulto. Es un buen momento para controlar su paga semanal y sus gastos.
  • Entre los 7 y 8 años es cuando comienza su verdadera autonomía personal y el control de sus emociones. Es el momento perfecto para que empiece a bañarse solo o se prepare el desayuno. Empieza a saber cómo y cuándo actuar en las situaciones cotidianas y conoce las consecuencias que pueden tener sus actos.
  • Entre los 9 y 11 años ya es bastante autónomo, tanto en sus tareas como en sus decisiones, así que es el momento de oponerse a las decisiones de los adultos. Intenta ser bastante preciso y perfeccionista en las tareas del hogar, y al mismo tiempo le gusta recibir recompensa por ello.

Foto | Concilia2

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *