Anidamiento después de un divorcio: ¿Qué beneficios ofrece?

Anidamiento después de un divorcio: ¿Qué beneficios ofrece?

Escrito por: Maite Nicuesa    26 noviembre 2021     3 minutos

El anidamiento es uno de los acuerdos que adoptan algunas parejas después del divorcio para seguir cuidando del hijo en el mismo hogar

La decisión de un divorcio está acompañada por una reflexión previa. Los cambios producidos en la relación de pareja influyen de forma directa al conjunto de la familia visto como un sistema. El fin de una historia de amor ofrece una oportunidad para seguir evolucionando juntos como padres y educadores. Existen distintas fórmulas que pueden valorar quienes se encuentran en esta situación.

Y el anidamiento es una de las opciones que se practica en algunos hogares. ¿A qué hace referencia el contexto? Pone de manifiesto el acuerdo alcanzado por los progenitores cuando deciden que el niño siga viviendo en el hogar de siempre, es decir, en su zona de confort habitual. En ese caso, son ellos quienes se turnan a lo largo del tiempo para cuidar del menor y compartir tiempo de calidad en el domicilio habitual.


Que Es El Anidamiento

Una fórmula que minimiza el impacto del cambio en la rutina cotidiana

El anidamiento no evita las novedades que se producen de forma inevitable después de una ruptura sentimental. Pero puede facilitar el proceso de adaptación al cambio en los niños que, más allá del nuevo contexto, sienten el arraigo de un entorno que conocen bien. Es decir, el anidamiento ofrece una alternativa a la opción habitual que se produce cuando el menor se desplaza hasta el domicilio de otro progenitor. ¿Cuál es el mejor acuerdo? Aquel que esté alineado con las necesidades de una familia. Por ello, es importante tener en cuenta las circunstancias que afectan a la situación concreta.

Un divorcio también genera cambios en el plano económico. Así ocurre cuando surge la necesidad de alquilar o comprar otro hogar. En este caso, los progenitores pueden valorar otras alternativas como alquilar una vivienda compartida o mudarse a casa de sus padres durante un tiempo. El periodo de anidación no debe interpretarse como una situación indefinida que se va a prolongar en el tiempo. Puede mostrar un periodo de transición y de preparación hacia una nueva etapa. Sin embargo, ese periodo puede aportar el espacio necesario para que los adultos tomen decisiones para afianzar las bases del diálogo. Pero no es una opción con la que todas las personas se sienten cómodas o preparadas. De hecho, es una situación que también plantea nuevos desafíos.

Que Es El Anidamiento Despues Del Divorcio

Beneficios y dificultades del anidamiento en los niños

El hecho de que el niño siga viviendo en el domicilio habitual es positivo porque le permite seguir disfrutando de su rutina de siempre. Es decir, sigue compartiendo tiempo de calidad con sus amigos del barrio y asistiendo a los lugares habituales.

Aunque el niño siga viviendo en el mismo hogar, es un hecho que sus padres se han separado. Y, por tanto, necesita tiempo para asimilar la nueva información. Quizá la nueva situación, que a nivel aparente no marca un punto de inflexión significativo con el periodo previo, llegue a confundir los sentimientos del niño en torno a la realidad del cambio. Por ejemplo, tal vez alimente la esperanza de un reencuentro en sus padres. Así como el anidamiento también puede confundir las expectativas de alguien que todavía continúa enamorado y necesita hacer su proceso de duelo.


Comentarios cerrados

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.