Ayudar a los hijos con los deberes no se traduce en mejores calificaciones

Ayudar a los hijos con los deberes no se traduce en mejores calificaciones

Escrito por: Macarena   @Macarenagonzal    15 marzo 2015     Sin comentarios     2 minutos

“Únicamente se debería ayudar a los niños con los deberes cuando estos presenten dificultades educativas”. Es el principal resultado de una investigación conjunta de tres Universidades: Complutense de Madrid, Internacional de la Rioja, y del País Vasco.

El estudio ha sido publicado por la revista Educational Reserarch Review, y parece que en los últimos cursos de la ESO, es especialmente importante que los progenitores tengan clara su implicación en los estudios. Como yo siempre digo: ‘debemos asegurarnos que no traspasamos la línea existente entre guiar y ayudar’.

Hay muchos motivos para echar una mano a los niños con los deberes: desconfianza en sus capacidades, querer que acaben pronto (para ir al entrenamiento, por ejemplo), búsqueda de perfección…

Sin embargo, los autores del trabajo, no encontraron mejores calificaciones en niños que tienen mucho apoyo para realizar sus tareas. Se trata en realidad de un meta estudio que analiza otros 37, publicados entre los años 2000 y 2013, todos con un denominador común: abordar la relación entre participación parental, y las variables que inciden en el rendimiento.

Lo que parece claro (y además es de sentido común), es que al preocuparnos por sus progresos y dificultades en clase, o al mantener relaciones fluidas con el colegio, les damos un mensaje positivo. Con las tareas escolares, ese mensaje se debe traducir en confianza en nuestros hijos, transmitiéndoles que son capaces de superar la realización de los deberes, no en ‘hacer por ellos’.

El estudio

El equipo de investigación contó con una participación de 80.000 personas entre estudiantes, madres y padres. Los menores estaban escolarizados en todas las etapas de la Educación Obligatoria, dato que llama la atención, puesto que si la Educación Infantil no es obligatoria, sorprende que niños en esas edades tengan deberes.

La investigación analizó el nivel de ingresos familiares, confirmando que las rentas bajas, se relacionan de forma negativa con el rendimiento escolar, pero la participación de los padres, puede ayudar a superar ese obstáculo.

Se han analizado variables como las expectativas hacia los niños en el terreno académico, el hábito lector en la familia, la comunicación en cuestiones escolares, y la participación en las tareas.

Otra cosa es el debate “deberes sí / deberes no”, no voy a entrar hoy en ello. Aunque recuerdo que aquí mencionábamos que según un informe reciente de los técnicos que realizan evaluaciones internacionales, más de cuatro horas semanales de deberes, no mejoran los resultados. Y a tenor de esa información, quizás en otro momento sí que planteemos de nuevo una opinión al respecto.

Foto | Flickr – Asheboro Public Library
Más información | Science Direct


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.