Basta ya de sexismo en los catálogos y publicidad de juguetes

Basta ya de sexismo en los catálogos y publicidad de juguetes

Escrito por: Belén    9 noviembre 2012     8 Comentarios     3 minutos

Cada año al llegar los catálogos de juguetes experimento la misma rabia, desbordan sexismo y estereotipos. Solo conozco una excepción, pero aún no he visto el catálogo de este año y no quiero adelantarme. Páginas rosas para las niñas, neutras para los bebés y rojas, verdes o azules para los niños. Inconscientemente los colores ya nos están derivando hacia un tipo de juguete para cada sexo, y los niños lo aprenden rápido. Saben que si les gusta uno de un color equivocado se están saliendo de las pautas establecidas. No son juguetes sexistas, son juguetes sexuados, que es muy triste.

No se puede negar que niños y niñas por su desarrollo tienen diferentes gustos y habilidades en general, pero convertirlo en una limitación es una barbaridad. Es discriminatorio y sexista y nadie hace nada. Los fabricantes o los publicistas se limitan a colocar a una niña detrás de un camión de ganado y a un niño jugando con una cocinita. Todo muy impostado y nada natural para que no les acusemos. Otros no ponen fotos de niños y así no podemos quejarnos, pero usan colores igualmente. Lo que me ha enfurecido este año han sido las páginas de vehículos eléctricos.

Las niñas conducen motos o coches rosa y solo salen en los demás como acompañantes. He ido a mirar la página web de uno de los principales fabricantes. Tienen 34 modelos, aparecen 7 niñas en vehículos rosa y 3 de copiloto o paquete en la moto. Ninguna sobre un quad, ninguna conduciendo un coche de otro color, ningún niño cerca de algo rosa. ¿Pero esto qué es? como diría aquella. ¿Las madres no conducen? y las que lo hacen ¿llevan coches o motos rosa?, ¿qué narices les estamos contando a nuestros hijos?. Y sobre todo, ¿porqué lo consentimos?. ¡Venga ya, mi abuela conducía a principios del siglo pasado!.

Hemos obligado a los hombres a quitarse complejos de encima y llevar el cohecito de sus hijos con naturalidad, a aceptar que las tareas del hogar no tienen sexo, que el rosa no es un color prohibido, etc. pero aún hay quien se avergüenza si su hijo lo usa, si al niño le gustan las muñecas o los cochecitos de bebé o si a la niña le va más el fútbol que la Nancy. Y aún más, todos somos muy tolerantes con todas las opciones sexuales, pero los niños que no se muevan de lo marcado. Ya llegará la adolescencia y nos convertiremos en sus máximos defensores. Pero sobre todo la limitación es falsa, ficticia, la mayoría de niños y niñas jugarían con otro tipo de juguetes si se los ofrecemos.

Este año lo tengo, lo tenemos porque papá opina lo mismo, clarísimo, los Reyes no traerán nada a casa de ningún fabricante que limite los gustos a mis hijos. Me da lo mismo si se tienen que volver locos para buscar una alternativa, que las hay, el que use estereotipos está vetado en mi casa. Y os confieso que en este momento me encantaría ser una de esas bloggers que mueven masas, porque estoy indignada.


4 comentarios

  1. Eva dice:

    Gracias a dios siempre hay excepciones donde no influyen, no sé porque será pero en mi casa tanto yo siendo pequeña, como mi prima que no llega al año nos gusta(ba)n más los coches que las muñecas. Y con mi hermano al contrario. Pero si, está muy mal para la supuesta igualdad que se dice que hay….

    • Belén dice:

      Eva, me alegro que tus padres y tíos no se dejaran avasallar por lo que se supone normal. La pena es que hay muchos que no se atreven a dar esa libertad a sus hijos porque piensan que sufrirán burlas y comentarios. Gracias por dejarnos tu experiencia y opinión. Un saludo

  2. MR dice:

    Hola;

    Viendo una revista de juguetes, como todos los años, he sentido la misma rabia que tú, y buscando por internet he dado con tu artículo.

    Soy mujer, tengo 22 años, y de niña me han encantado tanto las muñecas como el fútbol. He pasado horas y horas vistiendo al Nenuco, dándole patadas a un balón o viendo un partido de mi equipo. Y, por desgracia, reconozco que a causa de esto último a veces recibía comentarios que no me agradaban demasiado. Pero me daba igual, porque yo hacía lo que me gustaba y era feliz, y además mis padres jamás me intentaron imponer unos gustos u otros por el simple hecho de ser niña. Jamás cambié mi actitud por “el que dirán”.

    Ahora, ya no soy niña. Pero me sigue preocupando este tema. Soy maestra, y hago y haré todo lo que esté en mi mano por acabar con el sexismo y los estereotipos. Ojalá existieran muchos padres como vosotros. Así sería mucho más fácil acabar con estas cosas.

    • Belén dice:

      MR, pues como madre te agradezco que desde el cole también luches. Tienes razón en que los padres son muchas veces los culpables. Al menos yo estoy harta de oír cuando llega un cumple: ¿qué quiere de regalo? es que no estoy puesta en niñas/niños…y me quedo con las ganas de decir que será que no está puesta en esa niña o ese niño en concreto.
      Ojalá este año los catálogos cambien un poco, ya lo contaremos. Un saludo.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.