Comparte con tu hijo la historia de tus abuelos

Comparte con tu hijo la historia de tus abuelos

Escrito por: Maite Nicuesa    26 julio 2020     2 minutos

Los regalos emocionales tienen un gran valor y, a través de tus recuerdos, creas una ventana en el tiempo que permite a tu hijo conocer a otras personas

Hoy es el Día de los Abuelos. Una fecha en la que los niños tienen un recuerdo especial para desear la mayor felicidad a estos seres tan queridos. El legado de vida de una persona perdura más allá de su ausencia en la memoria de quienes reviven su huella al compás de los recuerdos.

El amor es el hilo conductor de una familia formada por distintas generaciones. Y a través de tu testimonio de vida compartes con tu hijo la memoria familiar del hogar en el que ha crecido.


Tus recuerdos de infancia no solo conectan con otra etapa de tu vida en la que te percibes a ti mismo desde la distancia, sino que aquellas escenas también conectan con otros protagonistas tan inolvidables como los abuelos.

El legado de la memoria familiar

Por ello, la reflexión en torno a la fecha que hoy celebramos propicia la realización de distintas lecturas que van más allá del presente inmediato. El presente de una nueva normalidad en la que niños y mayores son los protagonistas de esta jornada con tanto significado emocional. Además de ello, el legado del pasado se hace presente ante tu hijo cuando compartes con él el relato de anécdotas, vivencias, curiosidades y hechos que describen la historia que tú viviste en compañía de tus abuelos.

A través de la historia de tu infancia, directamente ligada a la de tus seres queridos, tu hijo no solo conoce a personas con las que tal vez no haya tenido la oportunidad de compartir tiempo en común. Tu hijo también te conoce mejor a ti.

Historia De Los Abuelos

El pasado se hace presente en los recuerdos de la vida

El sentido de este propósito no se contextualiza únicamente en esta jornada, sino que es una inspiración que puedes poner en práctica a lo largo del año cuando de forma inesperada brota un recuerdo en tu corazón. O, también, cuando quieres compartir con tu hijo alguno de los planes que viviste con tus abuelos cuando eras un niño.

Haz partícipe a tu hijo de la historia de tus abuelos desde tu perspectiva de nieto. Un legado de vida que enriquece las conversaciones en torno a la memoria de otro tiempo no solo al poner el punto de atención en sus protagonistas, sino también, en las curiosidades de tu propia generación. Una distancia generacional que tiene su reflejo en la realidad de la niñez de tu hijo que, por ejemplo, ha nacido en un periodo más tecnológico que aquel momento en el que tú creciste.

Los abuelos y abuelas deberían ser eternos y, de hecho, lo son en el corazón de sus nietos. Incluso cuando su ausencia da paso a un vacío, existe una biografía que deja huella en forma de fotografías, lugares, personas queridas, objetos y lecciones inolvidables.

Deja un comentario


Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.