Efectos negativos de la sobreprotección en padres y niños

Efectos negativos de la sobreprotección en padres y niños

Escrito por: Maite Nicuesa    13 junio 2019     Sin comentarios     4 minutos

No por preocuparte antes de algo que no ha ocurrido todavía gestionas mejor el tiempo o resuelves con mayor creatividad las dificultades presentes en la rutina

El alcance del riesgo de la sobreprotección infantil no solo puede identificarse a partir de sus causas, sino también en sus efectos. Consecuencias que no son el resultado de una acción puntual sino de un estilo educativo que describe este argumento.

¿Cuáles son los efectos negativos de la sobreprotección tanto para los padres como para los niños? En El Blog Infantil analizamos esta cuestión en este artículo.

Efectos De La Sobreproteccion Infantil

Efectos de la sobreprotección en los niños

Estos son algunos de los factores que pueden producirse:

  1. Indecisión. Es difícil que un niño pueda desplegar sus alas de forma gradual por medio de este proceso de aprendizaje vital si cada decisión está condicionada por una sobreprotección que roba cualquier espacio a la capacidad de elegir del propio protagonista.
  2. Este comportamiento de los padres invade el propio espacio del niño que aunque muy vinculado a sus seres queridos, es un ser único y diferente, alguien llamado a escribir su propia historia. Por ejemplo, el niño empieza a construir sus propias relaciones con otros niños desde temprana edad. La sobreprotección puede dificultar el proceso de relación con los demás.

  3. Efecto en el futuro. La huella de la indecisión tal vez no parezca tan significativa en un primer momento, sin embargo, el reflejo de esta dinámica aumenta conforme pasan los años y el protagonista debe asumir retos más complejos a partir del tiempo en el que se encuentra.
  4. Al no haber tenido la oportunidad de desarrollar esta habilidad en la infancia, puede experimentar inseguridad ante este nuevo momento. Aunque el destino no puede explicarse desde la referencia constante de la causa y el efecto, esta vinculación entre el origen y la consecuencia sí es experimentable en el marco de la sobreprotección. La sobreprotección puede ser una causa de falta de autoridad en la adolescencia.

  5. Frustración ante las dificultades. Los límites forman parte del camino de la vida. Un aprendizaje resiliente es volver a intentarlo después de una experiencia que dejó sensación de fracaso. El riesgo de la sobreprotección es que puede llevar al niño a desmotivarse de entrada ante nuevos retos y deja de intentarlo ante el manor inconveniente.
  6. Daño en la autoestima. Este punto conecta con el anterior. El ser humano experimenta la satisfacción de las nuevas vivencias, el aprendizaje de los nuevos caminos y el encuentro con la realidad. Pero ante la predisposición de quien encuentra una razón para no intentarlo incluso al inicio de un proceso, este hecho produce la consecuencia de un aprendizaje potencial no vivido. La sobreprotección minimiza el potencial del niño. Y este hecho influye en la forma en la que el protagonista se percibe a sí mismo.
  7. Baja tolerancia ante la frustración. Un niño sobreprotegido desea que sus deseos sean atendidos desde la inmdiatez del aquí y el ahora.

Consecuencias De La Sobreproteccion

Efectos de la sobreprotección en padres y madres

Este comportamiento no solo puede condicionar la alegría infantil, también produce consecuencias directas en quienes confunden este concepto con el cuidado y la protección necesaria:

  1. Gestión del tiempo. No por preocuparte antes de algo que no ha ocurrido todavía optimizas mejor los minutos. Confundir esta ocupación con esta predisposición hacia la preocupación conduce a una gestión ineficaz del tiempo porque aunque la persona está físicamente presente en el ahora, tiene su mente centrada en aquello que todavía no ha ocurrido. Por tanto, la sobreprotección es un ladrón de energía emocional.
  2. Estrés. Un estrés que no está tan provocado por la realidad en sí misma como por la propia lectura que el protagonista realiza de los hechos. La sobreprotección alimenta la frustración en los niños pero también muestra una baja flexibilidad emocional por parte de los padres que observan la rutina bajo el marco de un esquema que conecta con sus creencias. La realidad no puede conceptualizarse de manera determinista sino que debe abrazarse desde la libertad creativa. La persona puede llegar a enfadarse incluso sin un motivo objetivo porque algo no ha ocurrido según lo previsto.
  3. Falta de espacio propio. La persona centra tanta energía en este objetivo de la sobreprotección que esto no le permite centrarse en otros aspectos también importantes. Este sentimiento de responsabilidad parece invadir todo el espacio personal. Y esto también conduce al agotamiento.
  4. Discusiones de pareja. La sobreprotección también puede producir dificultades en la relación pareja cuando uno de los dos no está de acuerdo con esta forma de proceder del otro. Una situación que envía un mensaje contradictorio al niño en la educación recibida.

Padres y madres quieren de manera incondicional a sus hijos. Pero el ser humano también puede aprender a querer mejor a quienes le rodean. En este caso, a sus hijos y también a sí mismos. Por tanto, la sobreprotección afecta a la familia desde un enfoque sistémico porque potencia la vulnerabilidad de todos.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.