Los niños alicantinos aprenden a manejar la pólvora

Los niños alicantinos aprenden a manejar la pólvora

Escrito por: Belén    12 mayo 2010     6 Comentarios     2 minutos

La pólvora en la Comunidad Valenciana es más que un divertimento, forma parte de la cultura y la tradición. Las nuevas leyes europeas sobre el manejo de pirotecnia necesitaban ser adecuadas a la realidad valenciana. En esta tierra, los nietos aprenden de sus abuelos a tirar sus primeras “bombetas” cuando aún van en el cochecito de bebé. El nuevo reglamento estatal impone que los niños de 8 a 12 años deben recibir formación para manejar pirotécnia en las fiestas. Aunque cueste creerlo, así será a partir de ahora. Entre los curos en Valencia que los jóvenes podrán cursar, estará ahora el de pirotecnia.

En Alicante es la Policía Local la que se está encargando de impartir dicha formación. Ningún menor de 12 años podrá tirar petardos sin haber recibido esta instrucción obligatoria. Tras ella, los niños de 8 a 10 años podrán manejar pólvora de clase I, prohibida en cualquier otro caso para menores de 12 años. Los niños de 10 a 12 podrán acceder también a la de clase II, sólo autorizada para mayores de 16 años, en lugares y horarios concretos y siempre bajo la supervisión de un adulto.

Las autoridades tomarán las medidas necesarias para que se cumplan las restricciones de edad y otras medidas impuestas en la norma estatal. Los padres son los principales responsables de a que tipo de artefactos tienen acceso sus hijos y como los emplean. Debería pedírseles mayor responsabilidad en la educación de los niños en este aspecto, ya que todos los años en las tres provincias valencianas hay demasiados accidentes de menores relacionados con la pólvora. Esperemos que la formación recibida sirva para disminuir al mínimo esos incidentes.

Vía | Información
Foto | Flickr-Zanginez


4 comentarios

  1. SO. ANDRÉS CASTELLANO MARTÍ. dice:

    Estimada Belén.

    Cuando en las tierras valencianas tocamos los temas de la pólvora –ocurre lo mismo que si tocamos los temas teológicos en el Vaticano, pues de inmediato nos salen trepecientos mil doctores, –que de la pólvora dogmatizan.

    Lo que hemos de tener claro es que en las tierras valencians tenemos dos clases de pólvora, dos fuegos distintos y opuestos; tenemos en primer lugar los fuegos rituales naturales valencianos, y tenemos los fuegos propios de la pirotecnia universal.

    Si en valenciano hablamos de los fuegos naturales valencianos, de entrada estos los mencionamos con sus nombres propios, no con los nombres pirotécnicos. Teniendo claro que los fuegos naturales valencianos todos se cumplimentan con el concurso de gentes, pues los valencianos de todas las edades son sus concelebrantes y están dentro de ellos. Y aun hemos de tener más claro, que los fuegos naturales valencianos se hacen de forma que en ningún caso son peligrosos.

    Pero si hablamos de la pirotecnia, en este caso todo cambia. Pues ya de entrada la pirotecnia tanto como espectáculo como distracción lúdica es peligrosísima, y por supuesto que con ella se han de tomar todas las medidas de seguridad que hagan falta.

    Pero los valencianos no disparamos pirotecnia; hacemos Traca, y esta por ningún lado si es natural (quede claro) es peligrosa.

    Lo triste e incomprensible es ver en la ignorancia de lo propio en que hemos caído los valencianos, pues degenerados cual zombis hablamos de nuestra propia cultura sin saberla, dictaminamos sin conocerla, y hacemos y mencionamos como propio lo que no es nuestro.

    Así quienes en sapiencia de lo valenciano se dedican a enseñar los fuegos, primero ellos deben de aprender, pues resulta que presumiendo de valencianos enseñamos cosas ajenas, mientras las nuestras las ocultamos. Posiblemente muchas veces por ignorancia, pero otras en Cansalà intención.

    Gracias Belén.

    So. Andrés Castellano Martí.

  2. Belén dice:

    Andrés, quizá no debería ser la Policía Local quien enseñe a los niños sino los garantes de la tradición. El problema es que creo que no sois suficientes.
    Por otro lado, es una realidad que no sólo hay fuegos naturales en las fiestas, y los niños disparan pirotecnia, si la información evita algún accidente, bienvenida sea.
    Gracias por tu participación, siempre aprendemos algo. Un saludo.

  3. SO. ANDRÉS CASTELLANO MARTÍ. dice:

    Estimada belén.

    Tu opinión es acertada, y sea quien sea quien enseñe –el que te enseñen se agradece. En cuanto a la necesidad de docentes en los fuegos, ni faltan ni sobran pues nunca faltaron ni sobraron, siempre que hablemos de los fuegos naturales valencianos. Por la sencilla razón de que en nuestra cultura del Foc tenemos el “Padrì”, persona encargada de enseñar todo lo relacionado con el fuego a los niños. Persona que de normal es el propio padre, el abuelo o abuelos, o los tíos o tíos abuelos, o cualquier amigo de todos, o cualquier Traca. En nuestra cultura del Foc la figura del “Padrì” es sagrada, pues ellos son los maestros, los profesores, els Mestres que todo lo enseñan. Y no una sola vez si no todos los días.

    Pero también hemos de tener claro que una cosa es el Foc Natural Valensià, y otra la pirotecnia. En nuestra cultura del fuego a los niños se les lleva a la Cordà a que la vean, y en ella y en su función de Padrì los abuelos se visten de toros y hacen la “Vaqueta” arrastrando de una cuerda por el suelo el Foc Femelleta, fuego exclusivo para los niños que son llevados en brazos o de la mano de sus madres y abuelas.

    Y también se les lleva a la Aurora de Tro, comúnmente conocida por Diana Despertà, fuego exclusivo de los más mayores y los más pequeños, los abuelos y sus nietos. Rito en el que se dispara Tro de Bac.

    Y tal como los infantes se hacen mayores, junto a sus amigos y familia entran ya en todos los fuegos de concelebrantes.

    Y así es nuestra cultura del Foc.

    El que los niños y los jóvenes disparen Tro de mecha, al que en pirotecnia llaman petardo, (petardo es el nombre que se da en pirotécnico al explosivo para las voladuras de trenes y puentes), eso es la mayor burrada que se pueda permitir. A nadie que no sea Colla de Traca se le debe de permitir disparar nada, y menos a los niños, de ninguna edad.

    A los niños se les lleva a la Aurora de Tro a que disfruten y aprendan disparando Tro de Bac, pero no se les debe de permitir tener, ni poseer ningún Tro de Mecha de ninguna clase. Y así se les enseñe como se quiera un niño, muchos niños –incluso muchos adultos, no tienen el raciocinio suficiente para manejar pólvora.

    En estos momentos las autoridades valencianas viven faltas de chaveta, carentes de sincronización de lo que deben de hacer y la cultura propia que deben de tener, pero no tienen. Y así nos luce el pelo. De donde no hay no se puede sacar. El aprendizaje de nuestra natural cultura valenciana debiera ser asignatura obligada, pero no la saben ni los políticos de la Consellería de Cultura.

    So. Andrés Castellano Martí.

    Gracias Belén.

  4. Belén dice:

    Andrés, nada que añadir. Muchas gracias por molestarte en argumentar tus opiniones y compartir desde aquí un poquito de la cultura valenciana. Un saludo.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.