Los niños en el cine: Lindsay Lohan

Los niños en el cine: Lindsay Lohan

Escrito por: Sacra    16 marzo 2014     Comentario     2 minutos

Ya hemos visto como los niños en el cine toman un papel relevante en el que consiguen realizar muchos de sus grandes sueños. Pero del mismo modo que se convierten en estrellas fulgurantes, también pueden caer de forma estrepitosa, siendo imposible de mantener un nivel de fama que les desborda. Son muchos los que, desgraciadamente, han sido víctimas de esa fama desmesurada, otros, en cambio, han sabido aprovecharla para seguir trabajando en el mundo de la interpretación.

Algo así le ha ocurrido a Lindsay Lohan, aunque a menudo se mezcla tanto con el mundo del “colorín” y la prensa rosa que ya no sabemos si la conocemos por sus trabajos en el cine, o más bien por sus continuos amoríos, casi nunca exentos de escándalo y polémica.

Lindsay Lohan nació en Nueva York en 1986. Su carrera de ascenso hasta la fama empezó cuando tenía, tan solo, tres años. Pases de modelos, fotografías o anuncios en televisión fueron los primeros contactos con este mundillo cuando, casi, era un bebé. Pero fue a la edad de 11 años cuando le llegó su gran triunfo, y es que empezar en el cine de la mano de Disney es asegurarse el éxito desde el primer segundo.

“Tú a Boston y yo a California” es la película que la encumbró como una pequeña actriz que mostraba grandes dotes para la interpretación. Y no era para menos ya que tenía que interpretar a dos hermanas que se reencontraban tras largos años de separación.

Después llegaron algunas películas más aunque su carrera se vio truncada por su habitual consumo a diversas sustancias “poco recomendables” y las continuas visitas a los centros de rehabilitación. En la actualidad intenta reconducir su carrera cinematográfica, pero parece que está mucho más interesada en ser famosa por sus continuos escándalos que por su trabajo.

Vía | Wikipedia
Foto | Sin embargo


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.