Protocolo de actuación educativa ante el duelo en la escuela

Protocolo de actuación educativa ante el duelo en la escuela

Escrito por: Maite Nicuesa    19 enero 2020     2 minutos

Cuando muere alguien que forma parte de la comunidad educativa u ocurre un hecho con desenlace triste se produce un duelo que los alumnos necesitan expresar

Una persona inicia un proceso de duelo cuando se produce la tristeza por la pérdida de un ser querido. El duelo también tiene una dimensión social cuando el entorno más cercano acompaña a los familiares en este momento de tristeza. El hogar y el colegio son dos de los espacios más importantes para el niño.

En ocasiones, el duelo afecta a un grupo concreto cuando se produce el triste fallecimiento de uno de los alumnos u ocurre un acontecimiento con un desenlace trágico. El centro educativo puede establecer su protocolo de actuación para responder con inteligencia emocional cuando se produce esta experiencia. Existen creencias limitantes en torno al duelo que pueden dificultar la atención adecuada a las necesidades del niño. Por ejemplo, la creencia de que es mejor proteger al niño evitando hablar sobre ello. En ese caso, lo más importante es elegir un tono y un lenguaje adecuado a la edad.

Acompañar en el duelo a los alumnos y familiares

La muerte es un tema que en la sociedad actual se silencia con frecuencia. Una experiencia que puede llegar a desbordar desde el punto de vista emocional por las preguntas que plantea, especialmente, cuando este hecho afecta a alguien que tenía todo el futuro por delante. El colegio es un espacio familiar para el niño, un entorno en el que nacen vínculos de confianza y cercanía entre sus protagonistas. Por ello, cuando se produce la muerte de alguien que forma parte de este espacio educativo, esta despedida produce emociones diferentes en aquellos que recuerdan la memoria de este ser especial.

El duelo en este contexto tiene una dimensión social y cada persona experimenta sus emociones de manera individual. Es decir, el duelo no se comprende desde la generalidad. Si un centro tiene un protocolo de actuación para gestionar este tipo de situación cuando se produce un acontecimiento de estas características, responde con proactividad en aquel instante en el que, tristemente, ocurre un hecho ante el que es importante ofrecer una respuesta puntual. Por el contrario, ante esta falta de guía puede ocurrir que los profesionales del centro se sientan desorientados ante los pasos que deben dar en un escenario de estas características.

Despedida

Cómo vivir con esperanza la despedida

El proceso de acompañamiento que ofrece el centro educativo cuando se produce la muerte de una de las personas de la escuela, tiene un componente terapéutico. El ámbito educativo es un entorno vivencial en el que los alumnos no solo adquieren nociones de diferentes materias, sino que también aprenden temas humanos que están directamente vinculados con la vida. La despedida que se produce con la muerte de una persona y el duelo asociado a esta experiencia es un ejemplo de ello.

Deja un comentario


Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.