Cómo acompañar a tu hijo en un proceso de duelo

Cómo acompañar a tu hijo en un proceso de duelo

Escrito por: Maite Nicuesa    14 agosto 2012     3 Comentarios     2 minutos

El proceso de acompañamiento es el seguimiento emocional que necesita un niño tras la desaparición de un ser querido.

La muerte de un ser querido se vive con un impacto inicial en un primer momento, sin embargo, la curación emocional y la adaptación a la nueva situación, no se produce de forma rápida. Existe un proceso que puede ser mayor o menor dependiendo de cada caso, del carácter del niño, del modo en el que ha procesado esa información, de su edad, del vínculo que tenía con el familiar desaparecido y también, del entorno. En este sentido, los padres ejercen una clara influencia en el proceso de acompañamiento y de seguimiento del mundo emocional del niño. A la hora de dar la noticia de la pérdida al niño, es mejor utilizar pocas palabras, no extenderte en detalles para hablarle directamente al alma.

Por otra parte, para evitar el sentimiento de soledad en el niño, háblale desde el nosotros. De esta forma, sentirá que está protegido más allá del vacío al que va a tener que hacer frente. También es positivo hablar de este tema en un ambiente privado, por ejemplo, el hogar.


Por otro lado, a la hora de ayudar a tu hijo en un proceso de duelo, no puedes descuidarte tú mismo como padre. En primer lugar, tienes que buscar tu propio bienestar para poder velar por el bienestar del niño. Ten en cuenta que nadie da lo que no tiene, es decir, es difícil que puedas generar confianza y tranquilidad, si tú mismo estás ansioso. Por ello, elabora tu propio proceso interno, ten una vida activa, habla de tus sentimientos con tus seres queridos, escribe en un diario los recuerdos bonitos que guardas del familiar desaparecido…

En el núcleo familiar existe un riesgo cuando muere un ser querido. Que cada persona viva su dolor de forma individual y aislada por no querer preocupar a los demás. Es indispensable compartir sentimientos a través de la comunicación y también, hablar del familiar con total normalidad en la rutina. Por ejemplo, es posible seguir contando anécdotas de su vida, ver sus fotografías y colocar alguna de ellas en un lugar destacado de la casa para que esté presente.

Intenta enmarcar la muerte en un contexto más espiritual. No se trata de vincularlo con el plano religioso ya que no todo el mundo es creyente, sino de ayudarle a tu hijo a reflexionar sobre la posibilidad de un más allá. Intenta estar muy atento a los cambios que se producen en el niño tras la muerte de un ser querido, porque dichos cambios, por ejemplo, disminución en el rendimiento académico, pueden estar producidos por la tristeza.

Más información | PNL.net
Foto | Jacky Zehner


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.