27 septiembre 2017 Educación

Razones por las que un niño no rinde en el colegio

Existen diferentes razones por las cuáles un niño puede llegar a tener un bajo rendimiento escolar, además de las posibles situaciones o tratamientos que se pueden encarar, siempre de manera individual.

En términos generales podemos decir que un niño tiene un bajo rendimiento escolar cuando los resultados académicos, que son traducidos en calificaciones, no son satisfactorios. O sea, cuando las notas del colegio que se entregan al final de cada ciclo son bajas.

Existen diferencias entre tener un bajo rendimiento escolar y lo que se llama de forma vulgar ‘fracaso escolar’. Aquellos niños que tienen un bajo rendimiento escolar pueden llegar a tener perfiles muy diferentes, algunos de ellos son muy trabajadores y responsables por más que el resultado no sea el buscado y también hay algunos que son más pasivos (niños que no llegan a comprometerse en las dinámicas de las clases) y, por último, aquellos que tienen problemas de adaptación y predisposición de entrar en conflicto.

Existen diferencias entre tener un bajo rendimiento escolar y lo que se llama de forma vulgar ‘fracaso escolar’.

Orígenes de un bajo rendimiento escolar

Existen diferentes razones por las cuáles un pequeño podrá tener un bajo rendimiento escolar, entre estas razones encontramos los factores físicos, factores psicológicos, factores sociales.

Dentro de los factores físicos encontramos a los niños que presentan dificultades concretas, por deficiencias físicas, que pueden venir aparejadas de dificultades cognitivas. En estos casos se pueden ver impedimentos muy determinados para la adquisición de conocimientos. Por ejemplo, problemas visuales, problemas auditivos y problemas de integración corporal.

También puede suceder que el niño esté padeciendo alguna enfermedad que genere una merma en su capacidad de atención.

En la mayoría de los casos que vemos en niños con un bajo rendimiento escolar como consecuencia de un factor físico encontraremos a quienes tienen una mala integración de los datos o de la información por problemas al recibir y procesar la misma. Son pequeños que no llegan a oír bien o no llegan a ver bien. Suelen pasar por las revisiones médicas que se hacen de forma rutinaria y de manera frecuente, se los ve perfectamente capaces y con todos los recursos necesarios, generalmente llegaron a compensar muy bien sus carencias y limitaciones.

En este tipo de caso es muy importante contar con una detección precoz ya que si no se la realiza podrán pasar como niños que no tienen interés o niños que son, simplemente, despistados terminando por recibir reprimendas por no tener una actitud correcta frente a sus estudios y responsabilidades.

Vía | En buenas manos
Foto | Pixabay – Libelule 789

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *