23 septiembre 2016 Entretenimiento

Niña cogiendo setas

Ya estamos en un nuevo cambio de estación. Con el otoño llegan muchas actividades que podemos seguir disfrutando en familia. Se trata de una época en la que salir al campo o a la montaña resulta especialmente gratificante ya que todavía no hace demasiado frío como para andar tiritando al aire libre, y las temperaturas son mucho más suaves que el verano, con lo cual las precauciones, a este respecto, son mínimas.

La montaña, los bosques, la naturaleza entera se viste con unos tonos especialmente hermosos y resulta una delicia salir a caminar para descubrir nuevas rutas. Si bien podemos hacerlo por el simple placer de admirar el paisaje, también podemos aprovechar nuestro camino para hacer acopio de algunos de esos alimentos que esta época del año nos ofrece. Uno de ellos, muy apreciado y riquísimo, son las setas. Pero, de igual modo que son muy sanas y beneficiosas, también debemos llevar mucho cuidado y seguir ciertas precauciones.

Respetar la Naturaleza por encima de todo

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que nuestro paseo se realice por lugares libres y seguros para su visita. Debemos evitar los paisajes protegidos ya que estaríamos cometiendo un delito contra el medio ambiente, y eso no es lo que queremos enseñar a nuestros hijos. Por supuesto, tampoco, en fincas o lugares privados, ahí sí nos podemos encontrar con algún susto inesperado.

La naturaleza nos provee de buenas y sanas experiencias, pero es importante que la respetemos y le devolvamos el mismo amor que ella nos dedica. Así que ésta podría ser la primera lección, y más importante, que podemos enseñar a nuestros hijos en nuestros paseos otoñales.

Saber coger setas en otoño

Consejos para disfrutar de las setas sin peligro

Lo ideal sería que disfrutáramos de un experto en este tipo de alimentos para que nos aconsejara, ya que las setas son igual de sabrosas que de peligrosas. En cualquier caso no está de más recordar algunos aspectos que nos pueden servir:

  • Para salir al campo a coger setas vamos a necesitar, además de ganas, una cesta de mimbre y una navaja o cuchillo. Evitar, por supuesto, las bolsas de plástico y nunca arrancar las setas de cuajo, ya que matamos su futura descendencia.
  • Sólo coger aquellas setas que estamos MUY SEGUROS que son beneficiosas. No olvidar que algunas de ellas pueden provocar muchos problemas de salud, incluso llegar hasta la muerte.
  • En el caso de que tengamos dudas, siempre podemos acudir al pueblo más cercano y preguntar a los expertos, pero nunca dejarse llevar por extrañas intuiciones. Ante la duda, mejor descartarla.
  • Enseña a los niños a que respeten, y dejen sin tocar, aquellas que se encuentran pochas, demasiado viejecitas o que no acaban de crecer todavía. Y, por supuesto, no remover la tierra o mantillo que las rodea ya que podremos causar daño en su entorno vital. Cuanto más sigilosos seamos en nuestra excursión, mucho mejor.
  • Las setas más llamativas y brillantes suelen ser las más peligrosas y, al mismo tiempo, las que más apetece coger a los niños. Explícales que no deben acercarse a ellas y los problemas que le pueden causar.
  • Es importante, también, que conozcamos las normativas que impone cada lugar, ya que hay poblaciones, y comunidades de nuestro país, que se rigen por una serie de normas específicas, por ejemplo, en algunas de ellas, existe un límite en la cantidad que recogemos.

Fotos | Sportlife y Cuidado infantil

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *