17 marzo 2014 Educación, Entretenimiento

Cosmos también para niños
En los años 70 Carl Sagan revolucionó la divulgación científica con la serie de televisión Cosmos: Un viaje personal. Para muchos aquella serie de 13 episodios tuvo un gran impacto y logró despertar el interés por la propia especie humana y el pequeño lugar que ocupa en el universo. Sagan consiguió bajar de su pedestal a la ciencia haciéndola comprensible a los legos, utilizando un lenguaje sencillo sin perder nunca el rigor que merecen los temas que trataba. Humanizó la ciencia y la metió en todos los hogares.

Hace unos días National Geographic estrenó la secuela de aquella serie, Cosmos: Una odisea por el tiempo y el espacio, esta vez conducida por Neil deGrasse Tyson, carismático astrofísico y divulgador, seguidor de Sagan. La emisión del primer episodio ha sido un éxito en todo el mundo y ha suscitado muchísimos comentarios. Os preguntaréis que hago hablando de esto en un blog de niños, es cierto, no estamos en Telelocura, pero os cuento el motivo.

Por la hora a la que emitieron el episodio nuestros hijos no lo vieron, además no sabíamos si sería demasiado complejo para ellos. Pero, lo repitieron en horario infantil y lo encontramos haciendo zapping. El peque tienen 3 años y estaba a sus cosas, pero la niña que tiene 7 se quedó embobada viendo Cosmos. Hubo muchas cosas que no entendió, algunas nos las preguntó al final, porque durante la emisión no abrió la boca, no quería perderse nada.

Es cierto que la ciencia en general le interesa, es algo innato que no limitamos ni en el cole ni mucho menos en casa. Pero es una niña normal, por lo que creo que a muchos peques puede gustarles este programa y aunque solo se queden con una pequeñísima parte de lo que cuenta, algo aprenderán. Estimular a los niños siempre es positivo, y por probar no perdemos nada.

Además, haciendo memoria muchos éramos muy pequeños cuando vimos Cosmos por primera vez y nos encantó.

Foto | National Geographic

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • Javier

    No sé, siendo Cosmos (sobre todo la versión de los años 80) un excelente serie divulgativa que puede abrir el apetito científico a más de una persona joven, encuentro excesivo su contenido para edades tan tempranas. Puede que lo que atraiga a un niño a verlo sean las imágenes recreadas por ordenador, pero no van a quedarse con casi nada de su contenido.
    Por supuesto entre Cosmos y salvame, mejor que vean Cosmos y les quede algún recuerdo en la cabeza. Siempre pueden repetir de mayores.

    • Javier, esa es la idea, ofrecérselo y ver como reaccionan. Si les gusta, aunque sea por las imágenes, algo estaremos fomentando su interés por la ciencia. Mi experiencia en casa está siendo muy positiva, como contaba en el post, al final nos pregunta cosas que le han llamado la atención y no ha comprendido, y eso genera conversaciones muy interesantes y, por supuesto, nuevas e interminables preguntas.
      Gracias por leernos y dejar tu opinión. Un saludo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *