20 julio 2014 Actualidad

David Beckham deja a sus hijos coche

Llegada la época del verano se disparan las noticias que nos hablan sobre los niños que pierden la vida en los coches de sus padres cuando son abandonados mientras ellos se dedican a realizar otras tareas. Padres inconscientes e irresponsables, que prefieren el riesgo de una tragedia como ésta, frente a la libertad de las aficiones o gustos personales. Es evidente, que para este tipo de progenitores, no existe una obligación mayor que la de cuidarse a sí mismos.

Según tuvimos noticias, hace unos días, sólo en Estados Unidos murieron el año pasado 38 niños que fueron abandonos por sus padres en su automóvil, mientras ellos se dedicaban a hacer otra cosa. Un coche al sol puede alcanzar los 67 grados en tan solo 15 minutos, lo que supone el fallecimiento irremediable de un niño. Y esto es lo que parece obviar el futbolista internacional David Beckham que se fue tranquilamente a hacer sus ejercicios en el gimnasio dejando a sus hijos en el coche.

No sabemos si sería la primera vez o es costumbre en casa de los Beckham que los niños jueguen en el coche mientras papá acude a su clase de spinning en un gimnasio de Los Ángeles, en Estados Unidos, lo cierto es que fue sorprendido por un fotógrafo que se enfrentó al deportista cuando vio que los niños se paseaban tranquilamente por el coche ellos solos durante más de una hora.

Beckham, intentando defenderse de esa grave acusación, que de probarse podría acarrearle, incluso, problemas legales, dijo que había dejado el coche encendido y el aire acondicionado puesto. Después, pensándoselo mejor y a través de su representante, dijeron que estaban con el aire acondicionado y con la niñera. Algo que los fotógrafos niegan totalmente.

Según los periodistas ese jueves por la mañana en Los Ángeles se estaban soportando más de 30 grados, por lo que el interior del coche debería estar soportando una importante temperatura. Algo que le va a costar muy caro a la estrella deportiva ya que las leyes estadounidenses son muy tajantes, considerándolo como maltrato infantil ya que podrían haberse intoxicado con el monóxido de carbono o tener un accidente en el caso de querer accionar el coche.

Vía | La Cosa Rosa

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *