18 mayo 2017 Educación, Entretenimiento

Museo con niños

Hoy, 18 de mayo, se celebra en todo el mundo el Día Internacional de los Museos. Una excusa perfecta para acercarnos a ellos y en los que podemos encontrar un manantial inagotable de sabiduría, belleza y diversión. Porque aunque parezca que estos suntuosos edificios sólo han sido creados para las mentes más brillantes o los eruditos y expertos, tal es su variedad y cercanía que el público en general seguro que se encuentra fascinado ante tanta maravilla. Por eso los niños son, sin duda, sus visitantes más deseados y que más partido pueden sacarles.

Museos de ciencias, de arqueología, de ciencias naturales o de pinturas, hasta aquellos que contienen objetos curiosos o insólitos que nos harán comprender que la creatividad humana es infinita, hacen que sea una buena fuente de entretenimiento y diversión para las familias. Pero ¿cómo podemos hacer que los niños se diviertan visitando un museo? Aquí te dejo algunos consejos que pueden ayudarte.

Elige un tema que le guste al niño

La mayoría de museos de la actualidad ya tienen previstas las visitas familiares que acuden con niños pequeños. Por eso han creado una serie de actividades, talleres o charlas indicadas para ellos con el fin de ofrecerles una información adecuada, pero también elementos de juego para que se diviertan mientras aprenden y experimentan.

Tienes que tener en cuenta la edad del niño para así comprender su falta de interés, de concentración o, incluso, cansancio. Raramente un niño menor de 3 años estará preparado para visitar un museo, por muy curioso o llamativo que resulte. Si estás empeñado en hacerlo, una buena idea sería llevar su sillita de paseo, piensa que no tardará en cansarse y así lo llevarás más cómodo.

También es importante saber elegir el tema que contiene el museo y los gustos de tu hijo. De historia, de animales, colecciones curiosas… suelen ser los preferidos de los niños, mucho más que aquellos que contienen demasiada información o datos que no les interesan para nada. También son muy populares, aquellos en los que pueden tocar, experimentar o manipular.

Museos con niños

Entender las normas del museo y respetarlas

Antes de visitar cualquier museo, es necesario hacerle entender las normas que rigen en estos espacios. Nada de tocar, si no está permitido, no correr por los pasillos, no gritar o no molestar al resto de visitantes. Una vez estamos seguros que van a respetar las normas, debemos dejarles que exploren por ellos mismos. Habrá espacios que no les gustarán, pero quizás otros en los que se recrearán durante más tiempo.

Compartir opiniones, ayudarle a ver más allá de la propia imagen o dejarle que imagine y fabule sobre lo que está viendo, es también una forma de que los peques vayan más allá de la propia visita al museo. Tú puedes hacerle de perfecto guía explicándole algo de lo que conozcas sobre el tema del museo, déjale que él también se exprese, animándole a que comparta su opinión contigo.

Fotos | Style lovely y Kideoo

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *