14 junio 2016 Educación, Entretenimiento

Binta y la gran idea

Una forma estupenda de que los niños aprendan valores es a través de la diversión. Los libros, el cine o la escuela pueden ser lugares perfectos para que los pequeños empiecen a cimentar sus bases para convertirse en seres adultos responsables, sensibles y capaces de entender a los demás, construyendo un mundo mucho más amable para todos.

A lo largo de todas estas semanas, hemos ido recogiendo distintos cortometrajes, la mayoría de ellos de animación y dedicados al público infantil, con el que nuestros niños van a entender, de una manera clara y directa, lo que significan algunas palabras como solidaridad, amor o respeto. Siguiendo esta línea, hoy os traemos una magnífica obra de arte titulada “Binta y la gran idea”.

“Binta y la gran idea” es uno de los cinco cortometrajes que componen una película más larga titulada “En el mundo a cada rato”, un trabajo en el que se recopilan cinco formas distintas de ver y entender el mundo a través de distintos niños con los que trabaja la organización Unicef.

En este cortometraje, que dura poco más de 10 minutos, nos encontramos con Binta, una niña que vive en Senegal y que está encantadísima con ir a la escuela. Al llegar a casa, Binta, escucha a su padre que, a pesar de sus pocos recursos y no haber podido ir al colegio, se trata de un hombre sabio capaz de hacer hondas reflexiones, tan sencillas e importantes que pueden ser entendidas por su pequeña hija. Como muestra:

Mi padre dice que debemos aprender del comportamiento de los pájaros. Los pájaros son tan listos que toman lo mejor del norte y lo mejor del sur.

“Binta y la gran idea” ha sido dirigida por Javier Fesser al que también hemos conocido otros trabajos como “Camino”, “Mortadelo y Filemón” o “El milagro de P.Tinto”. Además este corto fue nominado en 2007 como Mejor Cortometraje en los premios Oscar.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *