17 marzo 2012 Entretenimiento, Manualidades

Cupones canjeables para el Día del Padre
Creo que una de las cosas que peor llevan los padres, en general, es que al crecer los niños se hacen más despegados. Es lógico y cuando son pequeños todos queremos que aprendan a ser más independientes, pero pronto echamos de menos los mimos y besos a todas horas. Por eso, aunque es muy típico, un sobre lleno de vales mimosos es un buen regalo para el Día del Padre.

Podéis diseñarlos por ordenador, utilizar una de las múltiples plantillas que pueden encontrarse en Internet o hacerlos a mano, que también quedan muy bien. Se los podéis unir en forma de librito, ponerlos en un sobre o en una bonita caja hecha por los niños. El valor por el que se puede canjear queda más personal si se escribe a mano. De cualquier forma lo importante es el cariño con que se hacen y lo que se ofrece a papá.

Podéis dar un valor “material” a los cupones y hacerlos canjeables por cosas como librarle un día de fregar los platos, un lavado de coche, hacerle la cama un par de días, llevarle el desayuno, dejarle ver a gusto un partido de fútbol o permitirle una siesta extralarga. Pero, y seguro que sabe apreciarlo, también pueden valer por una sesión de mimos, una de besos, cosquillas o abrazos. Por algo que al niño le cuesta hacer con él pero que papá está deseando. Cada uno conocemos a nuestro padre y sabemos que podemos poner en los vales.

Es verdad que es un regalo muy visto pero no por ello deja de ser perfecto. Los niños se entretienen e ilusionan un buen rato mientras lo hacen y perdura todo el tiempo que papá quiera conservar los vales. Y un papá que echa de menos las atenciones de sus peques, sabrá racionarlos para que le duren mucho tiempo.

Foto | My savings

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 17 marzo 2012
  2. 400 Social Signals 16 octubre 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *