14 diciembre 2011 Entretenimiento, Manualidades

Un bola o un tapón pueden ser bonitos ornamentos
En Navidad la oferta de ocio infantil aumenta considerablemente y los niños pasan mucho tiempo en la calle. Pero, también hay ratos tranquilos en casa en los que podemos proponerles manualidades para hacer con ellos. Les sirve de entretenimiento, favorecen la concentración, las destrezas y quizá les estemos introduciendo en un nuevo hobby. Hoy os proponemos dos adornos muy sencillos para estas fechas.

Podemos transformar una tradicional bola de plástico de Navidad en un globo aerostático. La bola puedes comprarla en las tiendas de Todo a un euro. Además necesitareís pegamento en barra, celo, cartulina marrón, una moneda de 10 céntimos, dos hebras largas de lana y una alcayata de las que terminan en un círculo, creo que se llaman cáncamos. Lo primero es diseñar la cestita del globo. En The Cheese Thief tienes una plantilla, pero sin ella no es difícil tampoco. Pega las pestañas para formar la cesta.

Con un poco de celo hay que pegar las hebras de lana, que serán los tirantes del globo, a la cesta. Pega el final de una en una esquina de la cesta por dentro. El otro extremo pégalo igual en la esquina opuesta. Haz lo mismo con las otras dos esquinas y la otra hebra, cruzando ambas. En el interior de la cestita, también con celo, pega la moneda de 10 céntimos para que pese y la cesta quede colgando.

La parte más complicada es clavar la alcayata en la parte superior de la bola. Quizá necesites hacer un agujerito antes de enroscar. De ahí colgará nuestro globo en el árbol o donde queramos. Para unir la cesta a la bola, quita el “tapón” de plástico que lleva para colgarla. Pasa las dos hebras de lana entre las varillas del tapón y pégalas con pegamento para que no se muevan. Coloca de nuevo el tapón y ya tenéis un original adorno. La cestita también se puede hacer con un tapón de plástico de una botella grande de refrescos.

Este accesorio se puede transformar en otro adorno navideño. Pon pegamento en la parte interior de un tapón de plástico. Espolvorea purpurina o lentejuelas sobre el pegamento. Recorta un poco de papel de burbujas, el de envolver, mejor si las burbujas son grandes. Pégalo sobre la purpurina. Pon pegamento en el borde exterior del tapón y pega una hebra de lana o una cinta alrededor. Deja suficiente para poder colgar de ella vuestro nuevo adorno de Navidad en el árbol.

Cuando termine la Navidad, podéis guardar los tapones de plástico para colaborar en alguna de las causas solidarias que los necesitan.

Más información | All Crafts

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Cuantos juguetes deben tener en Navidad 16 diciembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *