4 marzo 2012 Educación

Mejorar las notas
La primavera abrirá sus puertas en sólo unas semanas. Pues bien, el tercer trimestre académico es clave para el niño. ¿Cómo lograr que el niño mejore sus notas en los exámenes y pueda disfrutar de un feliz verano? En primer lugar, conviene seguir teniendo los hábitos de horarios que se han tenido en el invierno para evitar las tentaciones de ocio entre semana que se producen de una forma lógica con el día más largo y el buen tiempo. Se debe hacer un seguimiento regular de la progresión del niño en diferentes asignaturas, poniendo el foco de atención, especialmente, en aquellas que va más retrasado. En el caso de las primeras, para poder mantener dicho nivel, y en el caso de las segundas para mejorar.

Debes explicarle al niño que cuando tenga el examen delante debe darse tiempo y relajarse, es decir, no es bueno empezar con prisa. En primer lugar, debe leer todas las preguntas con detenimiento para poder entender bien el enunciado de cada ejercicio y comprender las instrucciones pertinentes. Después, para aprovechar bien el tiempo, es fundamental, empezar a responder a aquellas preguntas de las que el alumno domina la respuesta. En el caso de aquellas preguntas que desconoce, puede intentar aportar algo. Si existe una cuestión que el niño desconoce, debe ignorarla por completo. Al centrarse en ella sólo logrará ponerse nervioso y sentirse mal consigo mismo.


Por otra parte, muchos niños se bloquean en un examen, simplemente, porque no recuerdan al pie de la letra toda la lección. Lo importante siempre es que el niño explique las cosas con sus propias palabras, ya que además, también, cuando se potencia la comprensión en el estudio también se evita mucho más los despistes de última hora. Por supuesto, se deben evitar tentaciones negativas como la de copiar en un examen. Se trata de sacar la mejor nota de una forma honesta y no haciendo trampas. De este modo, el alumno también se siente más orgulloso después del esfuerzo realizado. Además, también se aprende mucho de un suspenso.

Para favorecer la concentración, el niño debe empezar el día con un buen desayuno ya que el esfuerzo de un examen también supone un gran desgaste emocional. Los nervios producen cansancio. Además, también es importante favorecer el descanso del niño la noche anterior. Por ello, mejor que haya silencio en casa y no haya ruidos que le puedan distraer. Transmite a tu hijo fuerza, optimismo y alegría ese día antes de ir al colegio para que viva con la menor angustia posible un examen. Los niños empiezan a tomar conciencia en los primeros años del ciclo escolar de una realidad lógica en la vida larga de un alumno: los exámenes escritos.

Por otra parte, a veces, sucede en matemáticas, que el profesor enseña a los alumnos un modo de resolver los ejercicios y en cambio, los padres enseñan al niño otra forma. En ese caso, en vez de ayudar se entorpece el proceso de aprendizaje que tiene en la escuela.

Más información | Estudia Curso

También te puede interesar

Comentarios

4 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *