24 junio 2010 Salud

niños sonambulos

El sonambulismo es un trastorno del sueño bastante común durante la infancia, especialmente entre los niños con edades comprendidas entre los 4 y los 8 años. Por regla general no reviste ninguna consecuencia y, tal como aparece, suele marcharse, generalmente al entrar en la adolescencia. Sólo en los casos en los que pudiera persistir en la edad adulta, habría que consultarlo con un especialista.

El sonambulismo, también llamado “caminar dormido”, consiste en que, a pesar de estar sumido en un etapa de sueño profundo, parece que nos encontramos despiertos. De ahí que el niño inicie un periplo por toda la casa pudiendo abrir puertas, subir o bajar escaleras o, simplemente, sentarse en su cama balbuceando algunas palabras. Aunque los ojos pueden estar abiertos no están mirando hacia ningún lugar. En cambio, pueden seguir algunas instrucciones aunque, al despertar, no recordarán nada.

Las causas de este trastorno se desconocen. Algunos especialistas creen que se debe a algún tipo de inmadurez en el sistema nervioso que desaparece con el crecimiento o, incluso, causas genéticas ya que se ha observado que la gran mayoría de niños que presentan este problema tienen familiares que lo han padecido.

Lo que sí está claro es que se producen con más asiduidad en épocas de estrés o ansiedad aunque también se puede producir con la ingesta de algún tipo de medicamentos, en el transcurso de una fiebre alta o cuando el niño duerme en casa ajena, rompiendo su esquema habitual de sueño. Según las estadísticas entre un 10 y un 30 por ciento de niños lo padecen, siendo más habitual en los varones.

A fin de evitar accidentes, tropezones y caídas, lo mejor es tener despejado su dormitorio de cualquier objeto con el que pueda lastimarse, mantener puertas y ventanas cerradas con llave y si tiene escaleras en su hogar, colocar una puerta para evitar que se caiga. No es aconsejable despertarle pero sí podemos redirigirlo de nuevo a su cama.

Vía | Web del Bebé
Foto | Flickr – Felixion

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. El sonambulismo se hereda 22 febrero 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *