19 agosto 2010 Crecimiento, Psicología

Operar el estrabismo antes de los seis años para evitar el rechazo
La falta de hipocresía de los niños puede resultar muy cruel para sus amigos o compañeros con alguna diferencia física. Un estudio publicado en el British Journal of Ophthalmology lo confirma. Han comprobado que a los pequeños con estrabismo se les invita a menos cumpleaños. Las invitaciones en la infancia son un buen barómetro de la popularidad del niño.

Los autores mostraron a 118 niños de tres a doce años las fotos de seis parejas de gemelos idénticos. A uno de los gemelos se le había cambiado la mirada mediante un programa de tratamiento de imágenes, para que pareciera estrábico. Los niños tenían que decir a cual de los gemelos invitarían a su cumple. Hasta los cuatro años no parecieron darse cuenta de la bizquera, entre esa edad y los seis sí lo veían pero no parecía afectar en su decisión.

Sin embargo, en los niños a partir de los seis años, sí influía el aspecto físico y se decantaban preferiblemente por el hermano sin estrabismo. Este trastorno puede ser motivo de discriminación. Pero, los investigadores añaden que la aceptación de una discapacidad también depende de factores tan subjetivos como la actitud del propio niño y de su familia, la duración del problema o el entorno cultural en el que se mueva. Enseñarles a ver más allá de la apariencia es un arduo trabajo pero les hará mejores personas.

Recomiendan que se opere a los pequeños antes de los seis años, que es cuando empezaría a tener problemas de aceptación y autoestima. Debemos prestar atención a los aspectos psicológicos del desarrollo de nuestros hijos, ya que a la larga pueden convertirse en un serio problema de personalidad.

Vía | El Mundo
Foto | Ocularis

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *