1 septiembre 2015 Lecturas Infantiles

la familia polillal

La imaginación infantil es infinita, así que debemos ofrecerles buenos estímulos que logren sacar de su interior lo mejor de sí mismos. Cada gesto cotidiano, que sucede en nuestro día a día, puede estar repleto de magníficas razones para llevarlos hasta extremos más divertidos y creativos. Y uno de esos vehículos que podemos utilizar es la poesía. Existen muchísimos poemas escritos para los niños con los que, además de divertirse, van a entender algunos de esos “misterios cotidianos” que suceden a nuestro alrededor.

Este es el caso de este poema de la argentina María Elena Walsh, que nos cuenta las aventuras de una familia de polillas, esos bichitos tan feos que se comen nuestra ropa.

LA FAMILIA POLILLAL

La polilla come lana
de la noche a la mañana.
Muerde, come, come, muerde
lana roja, lana verde.

Sentadita en el ropero
con su plato y su babero,
come lana de color
con cuchillo y tenedor.

Sus hijitos comilones
tienen cuna de botones.
Su marido don Polillo
balconea en un bolsillo.

De repente se avecina
la señora Naftalina.
Muy oronda la verán,
toda envuelta en celofán.

La familia polillal
la espía por un ojal,
y le apunta con la aguja
a la Naftalina bruja.

Pero don Polillo ordena:
-No la maten, me da pena;
vamosnos a otros roperos
a llenarlos de agujeros.

Y se van todos de viaje
con muchísimo equipaje:
las hilachas de una blusa
y un paquete de pelusa.

Vía | Literatureando
Foto | Behance

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *