15 marzo 2015 Lecturas Infantiles

poema novia del campo amapola

Ya empieza a hacer mucho mejor tiempo y es un momento ideal para que salgamos a disfrutar de la Naturaleza. Un paseo por el campo puede ser un plan ideal para dejarnos llevar por una cálida mañana de domingo. Apreciar todo lo que la Naturaleza nos ofrece, así como de los tesoros que cada estación trae, es una lección vital para que la infancia se involucre en el medio ambiente y, sobre todo, su cuidado.

Y junto a la explosión de Naturaleza, belleza y armonía que nos ofrece la primavera, no podía faltar la poesía, esos poemas que están unidos al sentir popular y que nos hablan de todo lo que nos rodea de una forma vital y plena de hermosura. Este es el caso de un poema de nuestro gran poeta, premio Nobel, Juan Ramón Jiménez: Novia del campo, amapola. Una excusa perfecta para que nuestros peques lean poesía y, además, disfruten de la belleza de nuestra Naturaleza.

NOVIA DEL CAMPO, AMAPOLA

Novia del campo, amapola
que estás abierta en el trigo;
amapolita, amapola,
¿te quieres casar conmigo?

Te daré toda mi alma,
tendrás agua y tendrás pan,
te daré toda mi alma,
toda mi alma de galán.

Tendrás una casa pobre,
yo te querré como a un niño,
tendrás una casa pobre
llena de sol y cariño.

Yo te labraré tu campo,
tu irás por agua a la fuente,
yo te regaré tu campo
con el sudor de mi frente.

Amapola del camino,
roja como un corazón,
yo te haré cantar al son
de la rueda del molino;
yo te haré cantar, y al son
de la rueda dolorida,
te abriré mi corazón,
¡amapola de mi vida!

Novia del campo, amapola,
que estás abierta en el trigo;
amapolita, amapola,
¿te quieres casar conmigo?

Poema | Juan Ramón Jiménez
Foto | Florespedia

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Lectura recomendada de la semana: Versos para leer con paraguas 31 agosto 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *