30 octubre 2012 Psicología

Cubriéndose los ojos creen que su yo es invisible aunque tengan conciencia de que el resto del cuerpo está descubierto

Cuando jugamos con nuestros pequeños bebés al cucú-tras ya podemos comprobar cómo ellos creen que tapándose los ojos quedan escondidos de nosotros. Si lo hacemos al contrario ocurre lo mismo, nos tapamos los ojos nosotros y ellos creen que nos escondemos. Aunque jugamos con total naturalidad a este juego, unos investigadores han intentado buscar la explicación a esta actitud, ¿por qué creen los niños que si se tapan los ojos no les vemos?

James Rusell, director de investigación de la Universidad de Cambrigde, se puso manos a la obra para encontrar una respuesta a este dilema. Primero realizó una serie de pruebas con niños de entre 3 y 4 años. Se les preguntó si cuando alguien llevaba una máscara quedaban ocultos y si cuando ellos la llevaban también podían esconderse de los demás. La mayoría de los pequeños respondieron afirmativamente: con la máscara estaban ocultos ante los ojos de los demás, como si fuesen invisibles.

Otra prueba se realizó con 37 niños de 7 años a los que se les puso unas gafas totalmente ennegrecidas para que no pudiesen ver y tampoco pudiesen ser vistos sus ojos y también unas gafas con las que podían ver pero sus ojos no eran visibles para los demás. Sólo 7 de estos niños entendieron la idea de que podían ver y los demás no les veían a ellos en el caso de llevar gafas oscuras. Aún así todos creían que eran invisibles para los demás porque las gafas cubrían sus ojos.

Los investigadores quisieron ir más allá y preguntaron a los niños sobre la “invisibilidad” en el caso de que no existiese contacto visual. Es decir, si cuando alguien nos mira evitamos su mirada ¿nos estamos escondiendo?. Los niños afirmaron que sí. Por lo tanto, los investigadores dedujeron que aunque los niños son conscientes de que el resto de su cuerpo es visible, diferencian entre su “yo” y su cuerpo. Creen que si tapan sus ojos su “yo” queda escondido aunque el resto del cuerpo esté descubierto. Dedujeron pues que para los niños es necesario el contacto visual para relacionarse con otras personas.

Vía | Microsiervos
Foto | Flickr-AlaskaTeacher

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *