8 marzo 2013 Salud

Niño saltando

Hoy nos referiremos a la displasia de Meyer, un problema que afecta a la cabeza femoral en los pequeños. Este trastorno se caracteriza por tener una osificación irregular.

Puede ser considerada como una variante de la normalidad del crecimiento. También es conocido como displasia epifisaria femoral. A pesar de padecerla los niños no presentan ningún tipo de molestia, de hecho, en la mayoría de los casos el diagnóstico suele realizarse de forma casual, por la obtención de radiografías realizadas por otros motivos.

La displasia de Meyer no está considerada como una enfermedad en sí, puede decirse que es una variante del proceso normal de osificación de la cabeza femoral, es más frecuente en niños que en niñas, en la mayoría de los casos se presenta de manera bilateral.

La displasia de Meyer en ocasiones puede ser confundida con la enfermedad de Perthes, pero no es lo mismo, tienen un pronóstico diferente aunque las imágenes a veces son parecidas.

Algunos pequeños pueden presentar una discreta, casi imperceptible, cojera o molestias ocasionales en la ingle. Cuando la cojera es más notoria se aconseja que sea evaluado por un cirujano ortopédico pediátrico para que diagnostique el proceso y aconseje los tratamientos ha seguir.

Este problema, normalmente, no requiere de ningún tratamiento específico, pero puede recomendarse un tratamiento sintomático. Este proceso no suele dejar secuelas en las personas, aunque algunas veces la cabeza femoral puede presentar al final del crecimiento una discreta asimetría en su forma.

Vía | Traumatologia Infantil
Foto | Flickr – Santiago Nicolau

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 marzo 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *