27 noviembre 2010 Alimentación, Entretenimiento

Receta para niños: Reno de Papá Noel
Ser creativos en la cocina es un entretenimiento, especialmente si los niños nos ayudan, pero también una forma de conseguir que su alimentación sea más variada. Siempre hay que procurar que su dieta sea equilibrada, y el dulce, aunque en pequeñas cantidades, debe formar parte de ella. Hoy os contamos como sorprenderles en Navidad con la receta de un delicioso reno de canela.

Los ingredientes que necesitarás para la masa son: una taza y media de harina de trigo integral, una taza de harina blanca, dos cucharaditas y media de levadura, tres cuartos de cucharadita de sal, media cucharadita de canela, una taza de yogur griego natural, media taza de compota o mermelada de manzana y una cucharada de mantequilla. Para el relleno: una cucharada de mantequilla derretida, tres cucharadas de azúcar morena y una cucharadita de canela. Y para la decoración: dos palitos salados, dos pasas, dos uvas verdes, una guinda y un rollo de regaliz rojo por comensal.

Para hacer la masa mezcla todos los ingredientes secos (harina, levadura, sal y canela). Cuando esté uniforme añade el yogur, la cucharada de mantequilla derretida y la compota de manzana y mezcla bien. Enharina una superficie plana y amplia en la que poder amasar con las manos. Pon bastante harina incluso en tus manos ya que la masa estará pegajosa. Amasa hasta que quede suave y extiéndela formando un rectángulo de un centímetro y medio de grosor.

Extiende la cucharada de mantequilla del relleno sobre la masa. Mezcla la canela con el azúcar morena y espolvoréalas sobre la mantequilla, por toda la superficie. Por el lado más largo del rectángulo enrolla la masa y vete cortándola del tamaño que desees para hacer tus caracolas. Pon las caracolas en una bandeja para horno ligeramente engrasada. Hornéalos durante 20 minutos a 200 grados. Déjalos enfriar antes de decorarlos, pero si quieres glasearlos, antes de que se enfríen mezcla dos cucharadas de agua con tres cuartos de taza de azúcar glasé y espolvoréalo sobre las caracolas.

Una vez frias, ponle a cada una dos palitos salados que serán los cuernos del reno, una guinda roja en el centro que será la nariz, dos orejas de pasa y dos uvas verdes como ojos. Como detalle final haz un lazo con el regaliz y ponlo donde estaría el cuello. Ya tienes tus renos de Navidad. Serán un divertido desayuno, merienda o postre, según el tamaño.

Vía | Parenting

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Receta para niños: Cinnamon Rolls 27 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *