18 enero 2017 Otros

ropa niños en nieve

Ahora sí que ya podemos decir que nos encontramos en pleno invierno, y no sólo por las gélidas temperaturas si no también por la presencia de un elemento que, especialmente entre los niños, se vuelve casi mágico: la nieve. Gracias a esta ola de frío siberiano que nos asola durante estos días, la nieve ha podido llegar hasta aquellos lugares en los que apenas se puede disfrutar de su presencia, así que no es extraño que nuestros peques estén entusiasmados, queriendo salir a disfrutar de ella en vivo y en directo.

Salvo aquellos que estén habituados a estas temperaturas o sean habituales de las estaciones de esquí, el resto no sabemos muy bien cómo es la ropa más adecuada para que nuestros niños estén seguros en la nieve y disfruten de ella evitando que pasen frío, se mojen y vengan problemas de salud añadidos.

La edad ideal para ir a la nieve, a partir de los 4 años

Llevar un bebé a disfrutar de la nieve no es recomendable, sobre todo porque si todavía no anda en la sillita va a pasar más frío de lo normal, tampoco va a poder distinguir lo divertido que es ya que no tiene capacidad para jugar e interactuar con ella.

Si ya ha empezado a andar, va a pasar más tiempo cayéndose, puesto que su estabilidad, todavía, no es suficientemente estable. Según los expertos la edad ideal son los 4 años. A esa edad ya tienen buena resistencia física, caerse no les supone ningún problema y son capaces de jugar con la nieve. Tirarse bolas o hacer un muñeco puede ser una buena diversión para ellos.

ropa ideal para los peques en la nieve

Ropa interior de algodón y exterior impermeable

Para jugar en la nieve los niños gastan muchas energías, raro es el que encuentres que se quede parado, así que es importante que vaya bien abrigado pero nunca en exceso, puesto que lo más fácil será que sude y acabe empapando la ropa, a poco viento que haga, ese sudor se puede quedar helado y provocar resfriados y otros problemas más graves.

Evita los jerséis gordos de lana ya que son incómodos y no dejan transpirar el sudor. Mejor varias capas de algodón.

Lo mejor es ponerles varias capas de ropa que no sea muy gruesa. Las camisetas de algodón son ideales ya que transpiran y si llevan cuello vuelto, mucho mejor. Para el exterior una cazadora o anorak y unos pantalones impermeables, de este modo evitaremos que en cada caída, que serán muchas, acaben empapados.

Para las manos también utilizar unos guantes impermeables ya que van a manipular la nieve y los de lana se mojarán enseguida. Del mismo modo vamos a evitar las bufandas, mejor un gorro de forro polar que le tape las orejas y el cuello.

Para los pies unas botas impermeables que se ajusten bien y tengan una suela gordita. Las botas de agua convencionales tienen la desventaja de tener una suela muy fina por la que se colará el frío. Los pies son una de las zonas más sensibles frente a los cambios de temperatura, así que le pondremos unos calcetines de lana bien gorditos.

Fotos | Pekeplan y Style lovely

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *