16 enero 2011 Psicología, Salud

dolor cabeza

En el artículo anterior te contamos acerca de cómo actuar si sospechamos que nuestros hijos se enfermaron físicamente como consecuencia de trastornos psicosomáticos. Hablamos también del asma. Hoy seguiremos contándote acerca de otras enfermedades que, posiblemente, vengan acompañados de algún problema psicológico.

Los eccemas son manifestaciones cutáneas. Sus orígenes pueden ser tanto psicológicos como fisiológicos, y es en ella donde se manifiestan los problemas. Nuestra piel muchas veces es lo que separa nuestro interior con el mundo que nos rodea. Los eccemas se verán más en pequeños cuyo carácter es sensible y muy ansioso.

Las migrañas de los pequeños se caracterizan por ser fuertes y aparecen de manera repentina. La sufren, por lo general, los pequeños que se encuentran en edad escolar. Es normal que la padezcan otros miembros de su entorno familiar cercano.

Por su parte, las cefaleas son difíciles de diferenciar de las migrañas. También la sufren los niños en edad escolar y se caracterizan por aparecer y desaparecer de manera repentina.

En estos casos, cuando le preguntamos a los pequeños acerca de lo que sienten, ellos dicen que sienten como que no pueden pensar.

Los dolores abdominales son más frecuentes entre los niños de 7 a 9 años, normalmente van acompañados de nauseas y vómitos. Este tipo de dolores son los más frecuentes dentro de todos los trastornos psicosomáticos.

Por último te hablaremos de la alopatía. Cuando un niño la sufre, y analizamos su historial, seguramente nos encontremos con alguna pérdida cercana, esta puede ser real o simbólica. Este trastorno debe ir acompañado de un tratamiento médico, que ayudará al niño a recuperar su pelo.

Vía | Para Ti Mamá
Foto | Flickr – Sidi

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. 132 Dofollow High PR Backlinks for $5 17 octubre 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *