16 agosto 2015 Educación

Elección de actividades exrtraescolares4

Las actividades extraescolares no son obligatorias (y según como se mire tampoco necesarias), pero pueden ser beneficiosas para los niños siempre que ellos quieran realizarlas y no interfieran en el tiempo libre de que cualquier alumno debería disponer. Tienen objetivos diversos como fomento de la creatividad, mantener un nivel adecuado de actividad física o ayudarles para que aprendan a trabajar en equipo, según de qué actividad concreta estemos hablando. Claro que las actividades extraescolares también ayudan a eso que queremos llamar conciliación (familiar y laboral), aunque en la práctica no deja de ser algo alejado de la realidad. El caso es que a muchos papás y muchas mamás sí les ayudan las clases de judo, de violín, de técnicas pictóricas o de ajedrez.

A fin de cuentas lo que debería contar es que los peques tengan la oportunidad de aprender algo que les motiva pero de forma divertida, porque después de cinco horas de repetición de ejercicios, escuchar explicaciones y esfuerzo, cualquiera desearía divertirse, ¿verdad? Hoy te vamos echar un cable para que acertéis en la elección de esas actividades. Como introducción a este post, cabe aclarar que se deben tener en cuenta factores como personalidad, gustos y habilidades de los niños; y a ser posible que la actividad escogida, contribuya en la potenciación de determinados aspectos. Por ejemplo el ajedrez mejora la concentración, el yoga previene el estrés, las manualidades desarrollan destrezas motoras.

En busca de actividades extraescolares

¿Por dónde empiezo?

Según lo que los niños tengan ganas de hacer, vuestro presupuesto y disponibilidad; para encontrar la actividad extraescolar ideal tendrás que mirar la oferta de la AMPA de vuestro colegio, preguntar en la Escuela de Música, averiguar los Clubs Deportivos que hay en vuestra localidad, averiguar qué posibilidades ofrecen las academias (algunas ya incorporan cursos de creación de video juegos, además de idiomas), y ampliar la información tanto como sea posible. Por ejemplo: hay museos que organizan talleres de creatividad, artistas locales que enseñan a pintar al óleo, etc.

Elección de actividades extraescolares2

Los tipos de actividades extraescolares se podrían agrupar en:

  • Deportivas: el deporte es muy beneficioso porque combate el sedentarismo al mantenerlos activos, además muchos deportes ayudan a competir de forma saludable, aceptar reglas y convivir.
  • Artes marciales: las separo de las deportivas, porque conllevan el componente de control y manejo de la agresividad; aunque a otros niños les ayudan a sentirse más seguros.
  • Académicas: idiomas, actividades de estudio. Cada vez estoy más convencida de que durante los primeros años de vida y respecto a los idiomas, a los niños lo que les falta es práctica (escuchar, hablar), personalmente me enfocaría a esto si quisiera apuntarles a mejorar o aprender idiomas; cuanto más interactiva sean estas actividades, y más participativas, mejor.
  • Artísticas: música, pintura, teatro, danza; cualquier disciplina relacionada con la expresión artística y de las emociones contribuye a la formación como personas, y ¿quién sabe si tienes a un futuro concertista de oboe en casa?
  • Tecnología y Ciencia: del uso a la creación hay un trecho. Lo que hacen en casa es apretar el botón de la consola y manejar con más o menos destreza el ratón; lo que les pueden aportar las actividades tecnológicas que emergen poco a poco es aprender a CREAR: robótica, entender el hardware, hacer sus videojuegos. Enseñar la ciencia de forma divertida también es un reto, y nuestros niños desean acercarse a ella para entender el mundo.

Elección de actividades extraescolares

Voy a apuntarlo a:

Ya casi lo tienes claro, ahora piensa que siempre que tus horarios lo permitan, deberías dejar al menos una tarde libre a los niños, ¿qué digo una? mejor dos, no lo digo solo yo, muchos profesionales de la pedagogía y la psicología lo están advirtiendo: en el colegio ya están bastante sobrecargados.

Consejos prácticos

  • Pregúntale al niño, y también a su profesor (a veces dan pistas sobre los intereses de los peques).
  • Si va a inscribirle a más de una actividad, que una de ellas sea deportiva.
  • Compromiso: por parte del niño y por tu parte. Es un buen ejercicio que aprendan a anticiparse y que entiendan que te gustaría que acaben lo que empiezan.
  • Organizaros para dar respuesta a las exigencias escolares: tareas, estudio.
  • Las actividades extraescolares no son un premio ni su supresión debe ser un castigo a consecuencia de un comportamiento.
  • Cuidado con la frecuencia: hay actividades como la música formadas a su vez por varias disciplinas (canto, lenguaje musical, instrumento), probablemente os ocupará varias tardes y debes poder hacerlo.
  • No le inscribas a nada que empiece a las 7 o 7 y media de la tarde; acaban muy tarde y después hay que repasar, cenar, etc.
  • Si una actividad extraescolar es incompatible con la vida familiar, no es una buena actividad.
  • Pregunta al resto de miembros de la familia cuando la actividad sea deportiva e implique en algún momento empezar a competir; puede que os encante tener todos los sábados ocupados llevando al mediano a partidos, pero ¿los hermanos están de acuerdo?

Elección actividades extraescolares

Después de todo esto tengo que recordaros que para que las actividades extraescolares resulten motivadoras, deben ser aceptadas por lo niños, debe existir un mínimo de voluntariedad. En mi opinión puedes sugerir, hacer ver las ventajas, llevar a una clase de prueba, etc. a tu hijo, pero es él (o ella) quien decide. Tengo una hija que como se diría coloquialmente “se apunta a un bombardeo”, hasta el punto que he sido yo la que ha debido “restringir” sus actividades por nuestra propia saturación llevándola y trayéndola. En cambio el niño le saca mucho más partido al tiempo para él solo sin obligaciones extra; eso y que el tipo de actividad que más le gusta (la creación en tecnología) es inusual y difícil – cada vez menos – de encontrar, nos lleva a que después de las clases se dedica a estudiar, hacer tareas y jugar por su cuenta.

No hay nada de malo en que un niño no desee realizar actividades extraescolares; de hecho aunque ningún profesor os va a negar su beneficio, muchos incluso recomiendan que se dosifiquen, y según los casos, que se renuncie a ellas.

Fotos | Flickr-USAG-Humphreys , Flickr-PersonalCreations.com , Flickr-Jose Kevo y Flickr-Wootang01.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *