Consejos para acabar con los monstruos imaginarios

Consejos para acabar con los monstruos imaginarios

Escrito por: Sandra    4 abril 2012     Comentario     2 minutos

Ofrecerles un "espantamonstruos" y comprensión les dará seguridad

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, a partir de los tres años pueden aflorar temores y miedos hacia cosas irreales. Es una etapa normal en su desarrollo y aunque nos pueda parecer que son temores sin causa aparente, también es cierto que pueden ser la consecuencia de tensiones o angustias internas.

Entre los tres y los cinco años los niños tienen miedos hacia cosas reales como pueden ser las lesiones, o la soledad. Pero también hay niños que sienten miedo hacia cosas que no parecen en un principio “malas” como puede ser la oscuridad, los monstruos o los fantasmas.

Estos miedos suelen ser producto de algún cuento, película o historia que han visto y que su mente y su imaginación han desarrollado en algo temible. Sin embargo también puede ser la voz de alarma ante una situación triste o desagradable que está viviendo el pequeño como podría ser el divorcio de sus padres, la pérdida de alguien querido o incluso la presión de unos padres demasiado exigentes o la representación del miedo hacia el castigo por parte de éstos.

Normalmente el miedo desaparece gradualmente y es posible que desaparezca por completo hacia los nueve años. Pero mientras persista es importante no reírse del pequeño ni ridiculizarlo. Hay que intentar ser comprensivos y saber escucharlos puesto que necesitan sentirse protegidos.

Ante estos miedos a seres irreales podemos intentar hacerles ver que no existen y ayudarles a afrontar su miedo poco a poco. Si tienen miedo a seres imaginarios podemos comprobar junto a ellos que no están (abrir armarios, cajones o mirar bajo la cama). También es cierto que para ellos por mucho que nos esforcemos en hacerles ver que no existen, son reales y lo viven como tal. Por eso, también podemos enseñarles algún truco espantamonstruos. Simplemente podemos decirles: “vamos a abrir las ventanas para que se vayan”, “con este conejito cuando duermes no aparecerán”, “si esparcimos este vaporizador se asustan y ya no vuelven” o “encenderemos una vela y cuando se consuma ya se habrán marchado”

Con este truco se sentirán confortados y al mismo tiempo comprendidos al ver que les tomamos en serio y que hemos buscado una solución a ese problema que para ellos es tan importante. En esta etapa de su desarrollo es probable que los miedos igual que desaparecen vuelvan a resurgir (incluso ante cosas diferentes) ante esto lo mejor son grandes dosis de amor, comprensión y serenidad.

Vía | Crianza y Salud
Foto | Taringa


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.