4 agosto 2010 Actualidad, Alimentación, Opinión

Bollería y refrescos quedan fuera de los colegios públicos
Chucherías, bollerías y refrescos quedan fuera de los colegios por un nuevo plan que ha aprobado el Ministerio de Sanidad con las Comunidades Autónomas. Según explican no podrá haber este tipo de alimentos en las máquinas expendedoras de los recintos públicos y no se venderá ninguno con más de 200 calorías, con más de 0.5 gramos de sal, ni que tenga grasas trans. Las bebidas no podrán contener cafeína ni estimulantes o edulcorantes artificiales. Se pretende luchar así contra la obesidad y el sobrepeso que afectan a uno de cada cuatro niños en España.

Para los expertos en salud y nutrición, el plan es útil pero insuficiente. Los fabricantes de estos productos se quejan de que se les está criminalizando, algo que se acordó no hacer ya que no hay alimentos buenos o malos, sino una dieta saludable o no. Según defienden todo depende del resto de alimentación que reciben los pequeños y la cantidad de ejercicio que realizan. Yo no conozco colegios con máquinas expendedoras de bollos o patatas, pero los alrededores están llenos. No creo que con esta prohibición se consiga gran cosa.

Personalmente confío muy poco en este plan. Por un lado me parece que el Gobierno no debe indicarnos como educar o alimentar a nuestros hijos, hay problemas mucho más graves de los que ocuparse, como por ejemplo que haya un plato de comida en cada hogar. Por otro lado, si tan malos son este tipo de productos que no caben de vez en cuando en una dieta equilibrada, deberían prohibirlos radicalmente. Me parece tan hipócrita como en el caso del tabaco, recaudar impuestos de algo tan horrendo.

Si no tenemos una buena cultura nutricional, y no facilitamos a los niños el ejercicio necesario para compensar las calorias ingeridas, no servirá de nada prohibir las chuches. Me parece bien que el colegio colabore en la buena alimentación de los pequeños, especialmente cuando la mayoría consume el 35 por ciento de las calorías necesarias en el comedor escolar. Pero unas natillas o unas patatas fritas de vez en cuando no convierten en obeso a ningún niño ni adulto. Todo es cuestión de ser moderados, estar informados y compensar calorías.

Vía | El País
Foto | Flickr-Allan Reyes

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. El subrayado, una técnica de estudio universal 18 septiembre 2010
  2. Cómo enseñar el hábito de la puntualidad a los peques 20 octubre 2010
  3. En muchos parques está prohibido jugar al balón y montar en bicicleta 31 octubre 2010
  4. Educación diferenciada, discriminación o libertad de elección 18 enero 2011
  5. Controvertida portada de Vogue con niñas modelo excesivamente sensuales 19 enero 2011
  6. Salud controlada en colegios 1 julio 2011
  7. Cultura quiere que los niños vean tele y cine en versión original 19 julio 2011
  8. Las calorías de las chuches y golosinas 27 enero 2012
  9. Máquinas de alimentos en el colegio, ¿sabes que deben cumplir criterios nutricionales? 13 mayo 2015
  10. 2000 Real Human Facebook Likes 17 octubre 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *