24 julio 2010 Alimentación

Comedores escolares, información práctica

Durante los meses de julio y agosto los niños disfrutan de un merecido descanso estival, sin embargo, en septiembre retoman de nuevo el ritmo de la rutina diaria. El regreso al colegio implica un cambio de horarios, hábitos y costumbres. Por ejemplo, muchos padres deciden que el niño se quede a comer en el comedor escolar durante la semana. Por este motivo, y para tranquilidad de los padres, el Ministerio de Educación dio unas pautas y recomendaciones a aquellos que se encargan de alimentar a los más pequeños a lo largo del curso para tranquilidad de los padres y también para poder garantizar el bienestar de los niños que es lo más importante.

Para garantizar este objetivo es esencial la información, la comunicación y la transparencia, es decir, los padres deben estar al tanto del menú del niño, quién es el cocinero encargado de elaborarlo, cuántos miembros componen el equipo hostelero, cómo se elabora la comida. Por tanto, se trata de proporcionar no sólo información sino también cercanía con los clientes directos, en este caso, los padres son los usuarios que deciden dónde comerá el niño durante el curso. Una decisión que puede estar basada en muchos criterios diferentes, todos ellos, igualmente válidos: desde la comodidad, hasta la incompatibilidad de horarios de la jornada laboral con el tiempo escolar.


Pero además de estos datos, los padres también tienen derecho de conocer la composición de los alimentos. Un dato especialmente útil para proporcionar la seguridad de aquellos niños que son alérgicos. Este es el mejor medio para poder evitar cualquier incidente relacionado con la salud. Por este motivo, y pensando principalmente en la información de los padres, el Ministerio de Educación recomienda que el colegio realice sesiones informativas a lo largo del curso y jornadas de puertas abiertas. En caso de que no se realicen, los padres pueden dirigirse tranquilamente a la asociación de padres del centro para proponer la idea o para hablar de cualquier tema con total tranquilidad puesto que lo más importante es que el niño se sienta bien en el comedor escolar

Aquellos niños que cada mediodía comen en el comedor escolar también tienen la ocasión de interactuar con otros niños, de entablar conversación y compartir momentos fuera de clase con los demás compañeros. Un añadido muy importante que favorece el desarrollo de las habilidades sociales y el cultivo de la amistad. Pero además, hoy día, también se inculca a los más pequeños la necesidad de acostumbrarse a llevar una dieta sana y equilibrada desde la más tierna infancia para evitar la obesidad infantil .

Todavía queda mucho tiempo de vacaciones, sin embargo, como el tiempo pasa rápido conviene tener presente esta información de referencia para el próximo mes de septiembre.

Foto | AMPA del Octavio Augusto de Mérida
Vía | En Femenino

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Habrá controles nutricionales en los menús escolares 24 enero 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *