14 febrero 2017 Educación, Salud

niños haciendo deporte

Hasta hace poco tiempo existían ciertas patologías o trastornos que sólo eran asociados con el mundo del adulto. La depresión, por ejemplo, era algo inconcebible en un menor, como si ese estado de tristeza permanente sólo fuera posible entenderse en aquellos que han vivido largos años con experiencias dolorosas o traumáticas. También los niños pueden sentirse así, por muy extraño que nos pueda parecer y sin que, en principio, pueda existir una causa determinada.

Son muchos los estudios que se han realizado en torno a la depresión en los adultos y las formas de evitarlo. Uno de ellos es la práctica de deporte o realizar ejercicio físico, de moderado a alto. Además de resultar muy beneficioso para nuestro cuerpo físico, también lo es para nuestra mente y emociones. Este estudio ahora, además, se ha extendido al mundo de la infancia, para ver si consigue los mismos resultados en los niños.

Los niños más activos tienen menos riesgo de depresión

Este nuevo estudio, relacionando el deporte y la depresión infantil, se ha llevado a cabo por expertos investigadores de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Noruega. Para poder llevarla a cabo, han reclutado a unos 800 niños a los que se les ha hecho un seguimiento a lo largo de cuatro años, con el fin de valorar sus hábitos de vida, así como su estado anímico a lo largo de todo ese proceso.

La edad en la que iniciaron este estudio fue con 6 años, para acabarlo cuando contaban con 10, aunque de forma periódica se iban contrastando los resultados. A lo largo de este periodo, los padres informaban sobre los hábitos de sus hijos y su estado mental; mientras que se les realizaban otras pruebas físicas, al mismo tiempo que se les medía la actividad diaria a través de distintos dispositivos tecnológicos.

jugando videojuegos

Los estilos de vida sedentarios están unidos a la depresión

Ya hace algunos años, científicos de Reino Unido nos alertaron que aquellos niños que ven demasiada televisión tienen más riesgo de padecer depresión, incluso ansiedad y estrés. Pero ello también podemos llevarlo hasta las aplicaciones móviles o los videojuegos. La tecnología ha venido a ocupar un lugar primordial en el tiempo de ocio de los niños, por eso es importante que limitemos sus horas en el sofá.

La vida sedentaria, además de traer serios problemas para la salud física como obesidad o problemas cardíacos, también lo es para nuestras emociones. Así que lo mejor que podemos hacer para ayudar a nuestros niños, es ofrecerles actividades físicas en las que quemen energías, suden y se cansen hasta, casi, la extenuación. Y un buen método para los más perezosos, es hacerlo en familia. Ya sabemos aquello de que “el ejemplo es la mejor enseñanza”.

Vía | Tecnoxplora
Fotos | Mundo entrenamiento y Gamernenas

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *