19 junio 2010 Educación, Salud

la dislalia infantil o el trastorno de lenguaje en los niños

Se conoce como dislalia infantil a aquel trastorno producido en el lenguaje de los niños. Se suele presentar entre los tres y los cinco años y se identifica por la incapacidad de la pronunciación de ciertos fonemas. Aunque cada niño lleva su desarrollo particular, que en gran medida viene determinado por los estímulos que reciba de su alrededor, se suele diagnosticar cuando, la ausencia de ese sonido, no resulta ser normal según su edad y desarrollo.

Los primeros sonidos que emitirá nuestro bebé son aquellos que contengan el fonema M o P, por eso no es extraño que sus primeras palabras sean papá o mamá. A medida que va creciendo, y dependiendo de los estímulos que le ofrezcamos, irá experimentando nuevos sonidos. Debemos pensar que el aparato fonador está compuesto por una serie de músculos que se deben ejercitar para que la pronunciación se realice correctamente. Es normal que hasta los 18 meses presente errores de pronunciación ya que intentan simplificar los sonidos para hacerse entender, sin embargo, a medida que adquiera más habilidad en la articulación de las palabras, su conversación será más fluida.

Es a los cuatro años, más o menos, cuando ya empieza a valorarse la posibilidad de que lo que es un simple error de articulación o un vicio de pronunciación sea, realmente, una dislalia. Aunque nosotros nos hayamos acostumbrado a escucharlo así, incluso haciéndonos cierta gracia, generalmente es en el colegio cuando ya nos aconsejan la visita a un logopeda a fin de que determine que tipo de trastorno es el que padece.

Y es que existen un buen número de dislalias que pueden ser producidas por factores muy variados:

  • Dislalia funcional. Es la más frecuente y se trata de un mal funcionamiento de los órganos articulatorios. Se sustituyen fonemas (la S por la Z o la R por la D) y se tienen problemas para la correcta pronunciación de la RR, lo que también se conoce como rotacismo, y cuya solución está en reeducar el órgano articulatorio a base de ejercicios.
  • Dislalia orgánica. Aquí la incapacidad de pronunciar algunos sonidos se debe por causas orgánicas. Puede presentar alteraciones en las neuronas cerebrales o algún tipo de alteración en los órganos fonadores.
  • Dislalia audiógena. Es la que origina los problemas auditivos. Al no escuchar bien los sonidos, el niño no puede pronunciarlos correctamente.

Vía | Guía Infantil
Dibujo | Trastornos articulativos del lenguaje

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Una experta pide que se evalúe el lenguaje de los niños al empezar el cole 7 julio 2010
  2. Aumenta la pérdida de audición un 31% 27 agosto 2010
  3. Aumenta la pérdida de audición un 31 por ciento 17 mayo 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *