5 octubre 2011 Educación

Los profesores celebran su día
Hoy es un día especial en el ámbito educativo porque se celebra el Día Mundial del Docente. Una profesión que ha experimentado un cambio radical en las últimas décadas. Me gustaría no caer en dramatismos en relación con la falta de motivación que tienen algunos docentes porque se sienten poco valorados, es decir, me gustaría afrontar este día con el entusiasmo que merece. ¿Por qué? Porque el conocimiento es uno de los pilares fundamentales de la infancia en el desarrollo de la personalidad. Pero además, porque en muchas ocasiones, son nuestros profesores de la infancia los que empiezan a ver en nosotros cualidades y capacidades que merece la pena potenciar.

Cuando se habla de educación cada parte observa la realidad desde su perspectiva. Sin embargo, lo cierto es que merece la pena trabajar en equipo de manera conjunta entre padres y profesores por el bien de los alumnos. Pero también, es esencial entender que a un niño no se le educa en el cole (aunque también), sino que la responsabilidad empieza en casa. Por ello, los padres no pueden delegar en los profesores responsabilidades que son propias. Al igual que creo, que debería empezarse a valorar de la forma adecuada la labor que realiza un docente. Y eso que no tiene nada que ver dar clase a niños que a adolescentes cuando están en la edad de la rebeldía.


El Día Mundial del Profesorado se celebra cada 5 de octubre. Un valor que representa la curiosidad, el saber, el conocimiento, la ciencia… El lema de este año es Docentes para la igualdad de género. Un día que se celebra incluso en la sede de la Unesco. Un día que en nuestro país, puede servir para reflexionar sobre la calidad de la enseñanza y de la educación en valores.

En relación con la infancia, existen algunas películas que pueden servir para que los niños aprendan a observar la relación con el profesor desde un punto de vista positivo. Este es el caso, por ejemplo, de Matilda. Pero desde un punto de vista más amplio, este día es excelente para echar la vista al pasado y dar las gracias por aquellos grandes profesores que todos hemos tenido de una profunda vocación y que sabían ver en cada alumno una semilla de esperanza. En este pequeño matiz reside la diferencia entre ser un docente y un maestro en todos los sentidos. Felicidades a todos aquellos que cada día, con vuestro esfuerzo, aportáis un bien a la infancia. Según Édgar Montiel, representante de la UNESCO en Guatemala, el papel del docente hoy día es “capacitarse, mantenerse actualizados; por eso deben ser apoyados, para que reciban libros y, si es posible, que viajen, para estudiar y conocer“.

Más información | Prensa Libre
Foto | Coop 57

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Campaña mundial por la educación 1 noviembre 2011
  2. La seguridad en los centros infantiles 14 febrero 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *