7 enero 2013 Entretenimiento, Manualidades

Una manualidad muy sencilla que puede servir para decorar la habitación de los pequeños

Para realizar manualidades no es necesario tener disponibles gran cantidad de materiales. En ocasiones con un poco de imaginación y algunos objetos de casa podemos conseguir que los niños den rienda suelta a su creatividad. Es el caso de unas bonitas mariposas realizadas con filtros de café. Se trata de una manualidad muy sencilla que podrán hacer todos los niños de la casa incluso los de menor edad. Eso sí, será mejor que utilices un mantel en la zona que vayan a trabajar para evitar que manchen más de la cuenta.

Los materiales necesarios son: filtros de café, alambre de chenilla de color negro que podemos obtener en las tiendas de manualidades, acuarelas y pinceles. El primer paso es cortar el filtro de café por donde se unen las dos partes dejando tan solo la unión del centro. Los dos lados obtenidos serán las alas.

El siguiente paso es decorar las alas de filtro con las acuarelas. Una vez decoradas debemos dejar que se sequen completamente para evitar que se corra la pintura. Cuando estén secas lo doblaremos en forma de acordeón y ataremos un trozo de alambre de chenilla en el centro dejando que los dos extremos sobresalgan para que sean las antenas.

Así ya tendríamos nuestras mariposas preparadas para decorar la habitación. Podemos pegarlas con celo en las ventanas o los armarios simulando que están posadas. Si preferimos que vuelen podemos atarles un hilo de pescador y colgarlas del techo. Incluso podríamos hacer un móvil para bebés con ellas.

Vía | Kaboose

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Manualidades infantiles: Juego de pesca 12 enero 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *