27 abril 2017 El Blog Infantil, Salud

La importancia de cuidarse del sol

En ocasiones nos podemos preguntar si las pecas o los lunares de los niños son signos de preocupación. El día de hoy te contaremos algunos aspectos del tema, recordando siempre que la piel de los pequeños es mucho más sensible a las de los adultos y es muy importante verificar si, después de la exposición al sol, los lunares o las pecas cambian su aspecto.

La piel de los niños es más delgada y tiene una menor cantidad de melanocitos, esto provoca que ellos sean más sensibles a los efectos de los rayos solares, especialmente si pasan un largo tiempo expuestos.

Si dejamos que un pequeño esté todo el día en la playa, la piscina o jugando al aire libre estaremos provocando que terminen acumulando una importante radiación solar. Se estima que la mitad de la radiación que una persona recibe a lo largo de su vida se reciben antes de los 18 primeros años.

La sensibilidad en la piel de los pequeños

Los niños son más sensibles a la radiación solar por distintos motivos, en primer lugar podemos mencionar el grosor de su piel. Los pequeños tienen una piel mucho más fina y, por ende, no llega a cumplir el efecto barrera que tiene en los adultos. Hasta el primer año de vida los niños tienen realmente pocos melanocitos, esto genera que absorban aun más radiación. El melanocito es una célula de la piel que se encarga de brindar pigmentación, generando que los individuos con piel más oscura cuenten con una mayor protección.

Es muy importante que los niños empleen protección solar desde que son bebés, se deberán aplicar varias veces al día, además de evitar la exposición a los rayos en las horas centrales del día (desde las 12 a las 17 horas). Esta precaución se tendrá que tener tanto en las pieles con pecas como en las que no las tienen.

Muchos niños tienen pecas desde su nacimiento, estas pueden volverse menor visibles o desaparecer a medida pasan los años, o no. Existen otros niños que tienen pecas solo en el verano, al estar expuestos al sol, una característica que puede parecer con mayor incidencia en quienes tienen la piel muy blanca.

Ante cualquier duda siempre consultar con el médico

Si bien existen muchos remedios caseros y trucos para eliminarlas nunca debes valerte de ellos, si tu hijo tiene pecas y eso te preocupa lo mejor siempre será consultar con un médico, no olvides que la piel es realmente delicada y muy clara.

Es normal ver a niños de tez muy blanca o pelirrojos con pecas. Generalmente aparecen más en las partes del cuerpo que están expuestas a la luz natural, como los brazos, la cara y el cuello. En estos lugares, al llegar el verano, se incrementan en la mayoría de los casos, especialmente debajo de los ojos o alrededor de la nariz.

Los expertos señalan que la predisposición a las pecas es algo hereditario, lo mismo que el color de pelo y el tipo de piel Cuando los niños se encuentran genéticamente predispuesto podrán aparecer las primeras pecas cuando se llegan a los cinco años de edad (aproximadamente) y desaparecen cuando alcanzan una edad avanzada o cuando la piel ha perdido la capacidad de crear melanina, cuando los melanocitos no son tan productivos o desaparecieron.

Vía | Que es
Foto | Pixabay – Adina Voicu / Pixabay / Pezibear

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *