No todos los yogures hacen lo que prometen

No todos los yogures hacen lo que prometen

Escrito por: Mónica M. Bernardo    22 octubre 2010     Sin comentarios     3 minutos

Que los niños tomen yogures está muy bien porque es un aporte importante de calcio tan necesario para que sus huesos crezcan y se fortalezcan, entre otras cosas. Pero de ahí a creernos todo lo que nos lanzan las marcas comerciales con sus publicidades va un abismo. Y lo digo porque la Agencia Europea de […]

Que los niños tomen yogures está muy bien porque es un aporte importante de calcio tan necesario para que sus huesos crezcan y se fortalezcan, entre otras cosas. Pero de ahí a creernos todo lo que nos lanzan las marcas comerciales con sus publicidades va un abismo. Y lo digo porque la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (Efsa, en sus siglas en inglés) lo reitera emitiendo un nuevo veredicto negativo sobre más de 800 peticiones de la industria que solicitaban validar las supuestas propiedades saludables de sus alimentos funcionales.

Un informe que es la tercera vez que repite ya que las firmas se empeñan en seguir pidiendo las bendiciones de este organismo para sus productos. Esos artículos alimentarios de los que hablamos son los llamados alimentos funcionales entre los que se incluyen zumos y lácteos con supuestos beneficios para la salud que no están científicamente demostrados, aunque las compañías que hay detrás lo proclamen. Eso sí, tampoco tienen efectos nocivos. En este contexto cabe recordar que los niños deben mantener unas dietas ricas en calcio para fortalecer sus sistema inmune ahora y en el futuro.

En esta larga lista de peticiones por parte de la industria alimentaria entran también varios probióticos, aunque la Efsa no ha querido comprometer a las firmas y no ha hecho público los nombres de los alimentos en cuestión. Algo que no acierto a comprender ya que si el dictamen hubiera sido positivo, las empresas no hubiesen reparado en gastos para publicitar esos beneficios. ¿No tenemos derecho a saber los consumidores cuándo en realidad no los tienen o, al menos, no han sido demostrados?

También hay que decir que los veredictos de esta agencia dicen que no hay datos que demuestren esos efectos, no que tengan efectos adversos ni nada similar. Simplemente, que la información aportada por la industria no evidencia científicamente beneficio para la salud alguno, sino que son similares a los de otros productos.

En palabras del presidente de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (Senc), Javier Aranceta, los probióticos “son interesantes desde el punto de vista nutricional”, ya que el calcio que aportan se absorbe mejor y los microorganismos ayudan a regular un mejor equilibrio de la flora intestinal. “Otra cosa es que sean la panacea para el sistema inmunológico y, mucho menos, que puedan equilibrar una cesta de la compra desafortunada”, concluyó.

Esto quiere decir que no nos tenemos que dejar engañar por las publicidades ya que si nos guiamos por los efectos que las empresas dicen que sus productos tienen, es posible que paguemos más dinero por alimentos que aportan lo mismo que otros mucho más baratos. Y en los tiempos que corren, hay que tener en cuenta todo, ya no vale aquello de ‘en cosas de alimentación para mis hijos no miro el dinero’, porque los ahorros de todos siguen disminuyendo.

Vía | Público
Foto | celiacos.com


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.