23 agosto 2010 Educación, Opinión

nenes juguetes

En un artículo anterior ya te escribí acerca de lo que en realidad sucede cuando los pequeños piden todo lo que se le cruza por la cabeza al salir de paseo. En esta ocasión intentaré contarte la diferencia entre el tener y el ser y la diferencia del valor y del precio de los objetos.

La diferencia entre el ser y el tener es muy difícil de entender en la actualidad, ya que muchos de los valores se encuentran confundidos. Tener en claro cual es la diferencia es fruto de un aprendizaje que comienza en los primeros años de la vida.

Cuando no sabemos distinguir con claridad los límites entre una cosa y la otra pueden mezclarse los valores y las consecuencias no son nada agradables.

Es normal que muchos seres humanos compren en forma compulsiva objetos mediante los cuales se sentirán que ‘son alguien’ en la vida, pero a través de esta compra vertiginosa lo único que se obtiene es una mayor insatisfacción, ya que el deseo no es un deseo material.

Entonces, cómo enseñarles y transmitirles a los hijos el verdadero valor de las cosas. En primer lugar debemos tener claro que un objeto vale en tanto y en cuanto nos otorgue algún significado, que disfrutemos.

Si nos ponemos a pensar acerca de la diferencia entre el valor y el precio de los objetos, quizás, en un principio y mirando el asunto muy por arriba pensemos que ambas palabras signifiquen lo mismo, pero cuando nos detenemos en el tema sabemos que no son lo mismo. Entre ellas hay una gran diferencia.

Un objeto que tenga un muy bajo precio puede tener un muy alto valor para alguien, y por su parte, algo de muy alto precio puede ser de muy poco valor para otra persona. Entonces, concluimos, que somos nosotros los que le damos el valor a las cosas materiales.

Los más pequeños no tienen idea de los precios de las cosas, y por más que le hayamos comprado un juguete sumamente caro no entenderán que deben cuidarlo más que a otros. Lo que debemos inculcarles, en todo caso, no es que las cosas valen por su precio sino que lo importante es que sean útiles o placentero tenerlas y jugar con ellas.

Vía | Para Ti Mamá
Foto | Flickr – Pdrepdom

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Cada vez es más difícil sorprender a un niño 22 abril 2015
  2. Enseña a tu niño a compartir 8 mayo 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *