El hijo del medio (IV)

El hijo del medio (IV)

Escrito por: Leticia   @leticiadelpino    25 febrero 2010     10 Comentarios     2 minutos

En este artículo seguimos hablando acerca de los hijos del medio, quienes en muchos casos no alcanzan a ver los beneficios que esto trae.

Entre los aspectos positivos debemos ver que desde que nacieron estuvieron con otros, por lo tanto, tienen una importante capacidad de mediar y tal vez sean excelentes negociadores.

Por otra parte no necesitan responder a expectativas familiares.

Los padres no controlamos tanto, ya que están algo más cansados que con el primero.

El hijo del medio no es tan malcriado como el menor, lo cual los puede llevar a hacer un esfuerzo propio para hallar su camino y en el futuro destacarse –o no- en ello.

Además, los hijos del medio cuentan con libertad para oscilar entre ambos extremos (no ser ni el más grande ni el más chico) facilita a que el hijo del medio crea o se sienta ignorado por sus padres. Frente a esta instancia, es necesario que los mayores lo empiecen a valorar más, teniéndolo en cuenta y haciéndolo saber eso.

Es normal que, al no encontrar su lugar dentro del núcleo familiar, muchos busquen ese sitio en amigos y relaciones lejos de la familia. Algunos encuentran este lugar entre sus pares. Si estos contextos son adecuados para su crecimiento, el niño se beneficiará.

Los conflictos no resueltos en la infancia con los hermanos podrán impactar en el vínculo que establecerán entre ellos en la edad adulta. Pero, ten en cuenta, que tener conflictos durante la niñez no quiere decir que ese conflicto se arrastre a la adultez, pero si marcará la forma en que ese adulto se relacionará con los demás. Si estos conflictos se elaboran y resuelven podrán convertirse en una herramienta para lograr bienestar en el futuro.

Fuente | Ser Padres Hoy
Foto | Hermanos


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.