La música en la educación de los niños: letra de la canción El Pozo

La música en la educación de los niños: letra de la canción El Pozo

Escrito por: Rebeca Hernández    22 junio 2018     Sin comentarios     3 minutos

La música en la educación cobra un factor importante en el momento en que los niños fomentan el uso de la memoria aprendiendo letras de canciones que les gustan

Sabemos a partir de una serie de estudios recientes y más antiguos que el acto de hacer canciones facilita altos niveles de función cognitiva, incluida la resolución de problemas complejos, el razonamiento lógico, así como tareas conceptuales.

Recientes investigaciones han demostrado que los músicos tienen sistemas de memoria altamente desarrollados. Cuando los músicos crean una memoria, por ejemplo, generalmente le ponen etiquetas, conectando un sonido o frase con elementos emocionales, conceptuales o visuales. Este proceso ayuda a las habilidades de memoria utilizadas en otras áreas. Como ejemplo, los niños con entre uno y cinco años de formación musical pueden recordar un 20 por ciento más de palabras de vocabulario leídas de una lista que los niños sin ese entrenamiento. La letra de la canción El Pozo es un buen ejemplo de ello.

Creatividad desbordante

Las clases musicales pueden ser una solución donde los déficits de aprendizaje son más evidentes entre los estudiantes. Las clases musicales regulares no solo pueden proporcionar una salida a las posibles habilidades creativas del alumno, sino también ayudarlas a aprender habilidades como la comunicación, trabajar en equipo y ayudar a mejorar la concentración. La clases musicales también pueden funcionar como un canal terapéutico para los niños que tienen un pasado de abuso o provienen de comunidades y hogares desplazados.

Al interactuar con el lenguaje evocador y sugerente de la educación musical, la mente de un niño puede abrirse de maneras extraordinariamente creativas e imaginativas. Los niños también pueden aprender la aceptación y la flexibilidad, ya que ningún oyente escuchará el mismo mensaje de una pieza de música. Los jóvenes recogerán cosas sorprendentes e igualmente válidas del aprendizaje de la manera en que otros escuchan música, abriendo puertas a mundos dentro de ellos mismos y fortaleciendo la empatía y la colaboración imaginativa.

La educación y la música

Si bien la correlación entre la instrucción musical y el rendimiento académico ha sido bien establecida, los avances recientes en imágenes cerebrales ahora nos permiten validar que altera la estructura fundamental de los cerebros jóvenes. El compromiso constante con las clases musicales fortalece la memoria, facilita la adquisición del lenguaje, mejora el aprendizaje espacial y matemático, y proporciona una ventaja en la solución de problemas complejos. Existe una correlación directa entre la participación de lo musical y el aumento de las tasas de graduación de la escuela secundaria, e incluso una conexión entre el estudio musical y los niveles de ingresos más altos.

Del mismo modo, el estudio musical fomenta el aprendizaje social y emocional que son tan importantes, si no más críticos, para el éxito de la vida como el logro académico. Lo musical nos ayuda a expresar y moderar nuestras emociones, nos alivia en momentos de estrés y problemas, ayuda a regular la energía y los niveles de exaltación, y nos da habilidades inestimables para navegar ese espinoso mundo de la interacción entre iguales. Incluso en el útero, el feto está inmerso en un mundo de sonido: respiración y latido del corazón, ritmo y vibración.

Imagine cómo cambiaría si los estudiantes tuvieran acceso a una educación musical durante todo el curso escolar. Uno esperaría ver no solo resultados académicos más fuertes, sino también mejores ciudadanos, con jóvenes más comprometidos social y cívicamente, en plena posesión de la notable y fundamental capacidad de expresarse a través del sonido, con pasión y elocuencia.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.