Asocian las infecciones estomacales graves en la infancia con síndrome de colon irritable

Asocian las infecciones estomacales graves en la infancia con síndrome de colon irritable

Escrito por: Belén    16 marzo 2010     2 Comentarios     2 minutos

Se sabe que los adultos que han sufrido infecciones estomacales tienen mayor riesgo de sufrir síndrome de colon o intestino irritable. Esta enfermedad llamada también colon espástico o intestino espástico se caracteriza por el exceso o la falta de fuerza del intestino para moverse, lo que dificulta el tránsito. Suele aparecer alrededor de los 20 […]

Se sabe que los adultos que han sufrido infecciones estomacales tienen mayor riesgo de sufrir síndrome de colon o intestino irritable. Esta enfermedad llamada también colon espástico o intestino espástico se caracteriza por el exceso o la falta de fuerza del intestino para moverse, lo que dificulta el tránsito. Suele aparecer alrededor de los 20 años y es más común en mujeres.

Los síntomas son dolor, distensión abdominal y alteración del ritmo intestinal. Este último se manifiesta con estreñimiento o diarrea e incluso con la alternancia de ambos. También puede producir sensación de evacuación incompleta y deposiciones con moco. Un reciente estudio ha descubierto que una infección estomacal severa en niños puede aumentar el riesgo de que sufran colon espástico en el futuro.

En el año 2000 hubo un brote de gastroenteritis bacteriana en Ontario que afectó a 2.300 personas y causó la muerte a siete. El equipo del doctor John K. Marshall, de la McMaster University, en Hamilton, Ontario, estudió a los niños que participaban en el Walkerton Health Study, el mayor estudio sobre el Síndrome de Colon Irritable tras una infección gastrointestinal. Estudiaron durante 8 años a un grupo de 467 menores de 16 años, que cumplieron esa edad durante la investigación.

Del total del grupo, 305 niños habían sufrido la gastroenteritis y 162 se libraron. El porcentaje de pequeños que tuvieron síntomas del síndrome a los 16 años fue de un 10 por ciento en el primer grupo, frente al 2 por ciento de los que se mantuvieron sanos. Entre los 130 que fueron diagnosticados clínicamente, el riesgo fue siete veces mayor si habían tenido la gastroenteritis.

El colon irritable no tiene cura, se pueden tomar medidas preventivas para controlarlo pero en cada persona funcionan de manera diferente. Se trata de cuidar la alimentación, reducir el estrés y en algunos casos tomar fármacos para reducir la diarrea o el estreñimiento. Lo que ahora se sabe es que también está relacionado en niños con las infecciones estomacales graves.

Vía | Medline Plus
Foto | Wellsphere


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.